Connect with us

Béisbol

En juego de más de siete horas, Dodgers recortan distancias en Serie Mundial

El infielder Max Muncy anotó un jonrón en la decimoctava entrada y dio la victoria 3×2 a los Dodgers de Los Ángeles frente a los Medias Rojas de Boston, recortando distancias en la Serie Mundial (2-1) y cerrando el encuentro más largo de la historia de los playoffs.

El choque, que duró siete horas y 20 minutos, se terminó decidiendo por una acción individual de Muncy, quien ya había anotado también en el decimotercer inning para mantener vivo el encuentro y también la eliminatoria.

El partido batió varios récords, entre ellos el de mayores entradas y el de más jugadores que participaron en un mismo juego (46) en la Serie Mundial, y duró más que toda final de 1939 en la que los Yankees barrieron a los Rojos en un total de siete horas y cinco minutos.

El cuarto encuentro, en el que los Dodgers tratarán de sellar las tablas y los Red Sox poner un casi definitivo 3-1, se disputará este mismo sábado en Los Ángeles.

– Parar la ofensiva –
La misión para los locales estaba clara antes de la contienda: frenar el ataque de sus oponentes, que había brillado con ocho rayas en el primer juego y con cuatro en el segundo.

El mánager de los californianos Dave Roberts confió entonces en el rookie Walker Buehler, que a sus 24 años abría por primera vez en la final. Previamente había dejado buenas sensaciones en el séptimo juego de la Serie de Campeonato ante los Cerveceros de Milwaukee… y este viernes cumplió con creces. No en vano, en siete episodios ponchó a siete y permitió únicamente dos hits.

El pitcher local se situó así al mismo nivel que el mexicano Fernando Valenzuela en 1981, el último rookie en abrir un encuentro de la Serie Mundial y ganarlo.

Con los deberes hechos desde la loma, Joc Pederson levantó a los miles de aficionados del Dodger Stadium con un homer en la tercera entrada y se convirtió en el tercer jugador con más jonrones en Series Mundiales para los angelinos, con cuatro, a uno de Gil Hodges (5) y a siete del líder Duke Snider (11).

Errores y 18 entradas –
Todo parecía listo para la primera celebración de los locales en esta instancia pero, en la octava, todo cambió. Jackie Bradley Jr., quien reemplazó sorpresivamente a Andrew Benintendi en el partido, la mandó por encima del muro y selló las tablas.

Así, se sucedieron las entradas y los minutos sin que el público dejara de animar. Ni el frío ni el paso del tiempo hizo decaer a unos aficionados ávidos de acabar con su sequía de títulos, que dura ya 30 años.

Así, en el decimotercer inning, el lanzador Scott Alexander cometió un error garrafal en un pase que exprimió Brock Holt para poner a los suyos por delante pero, inmediatamente después, Ian Kinsler devolvió el favor y el partido se igualó de nuevo (2×2).

Lanzamiento a lanzamiento y bateo tras bateo, superadas ya las siete horas y la medianoche en Los Ángeles, Muncy se vistió de héroe una vez más y definió el encuentro más largo de la historia de la Serie Mundial.

Todos lo celebraron con júbilo, felices por la victoria y aliviados porque el partido se había acabado. afp

Deja tu comentario

Recomendamos - Béisbol