Connect with us

Mundial Rusia 2018

Rusia le debe un gran favor a Croacia

Rusia le debe un gran favor a Croacia. Uno muy gordo. Los rusos disputaron la Eurocopa de 2008, donde alcanzaron las semifinales ante España, de carambola. Croacia derrotó a Inglaterra en Wembley en el último partido de la fase de clasificación (2-3) y los rusos entraron por la puerta de atrás.

“Por supuesto que recuerdo aquel día. Fue una de las mayores victorias de la historia de Croacia. Derrotamos a los ingleses en su campo, además cuando necesitaban los puntos”, dijo Slaven Bilic, entonces seleccionador croata, al diario “Sport Express”.

Ha llegado la hora de cobrar esa deuda. Los croatas no se jugaban nada ese 21 de noviembre de 2007, pero jugaron como si les fuera la vida en ello. A los ingleses les valía con el empate después de que Rusia cayera en Israel, pero el equipo de Lampard y Gerrard se vio superado por los balcánicos y por los acontecimientos.

“Dígale a Bilic que él y sus futbolistas con auténticos deportistas. En cuanto pueda, le llamaré para darle las gracias”, dijo Guus Hiddink, seleccionador ruso, al término del partido en Andorra (0-1), pírrica victoria que les daba el pase a la Eurocopa.

Al salir de los vestuarios en Londres, los periodistas rusos se abrazaron con los futbolistas croatas que militaban en la liga rusa -Pletikosa (Spartak) y Olic (CSKA)-, dos de los jugadores más destacados de su equipo.

El agradecimiento era sincero. Numerosos moscovitas se acercaron a la embajada croata en la capital rusa a depositar ramos de flores y regalos. Los diplomáticos de la legación balcánica no cabían en sí de gozo.

“También recuerdo cómo en Rusia reaccionaron a nuestra victoria en Inglaterra. Todos nos daban las gracias, incluso en las portadas de los diarios. Recibimos muchas cartas de Rusia”, rememoró Bilic.

El presidente del Spartak Moscú, Leonid Fedún, prometió a los croatas un Mercedes si ganaban en Wembley, aunque a la postre los futbolistas dirigidos por Bilic no aceptaron el regalo por temor a una sanción de la UEFA.

“¡Milagro!”, tituló entonces el diario “Sport Express”, el más leído del país.

En cambio, en vísperas del encuentro, la estrella de los rusos, Andréi Arshavin, no creía en milagros y daba ya por clasificados a los ingleses.

“El resultado de la fase de clasificación es insatisfactorio. No nos hemos clasificado para la Eurocopa”, comentó el jugador del Zenit, que sería una de las grandes estrellas del torneo.

No era para menos. Incluso durante el partido los rusos estuvieron dentro y fuera de la Eurocopa, ya que después de los dos goles tempraneros de los croatas, los ingleses lograron empatar el partido por medio de un dudoso penalti y un gol de Peter Crouch, resultado que los clasificaba.

Pero los croatas aún no habían dicho la última palabra. Petric sepultó las esperanzas de los ingleses en el minuto 77 para júbilo de los rusos. Una vez más, Hiddink, que fue semifinalista del Mundial con Corea del Sur en 2002, había demostrado que era un tipo con suerte.

“Mentiría si dijera que los hicimos por Rusia. Lo hicimos por Croacia”, subrayó Bilic.

Precisamente, el seleccionador croata debutó en el cargo ante Rusia en septiembre de 2006 en un partido de clasificación celebrado en el estadio del Lokomotiv Moscú, que también supuso el estreno de Hiddink en el banquillo local.

Ya apenas nadie recuerda que Arshavin fue expulsado en el partido ante los andorranos por revolverse contra un defensa rival y se perdió los dos primeros partidos de la Eurocopa, lo que no impidió que Rusia alcanzara las semifinales tras dejar en el camino a Suecia y Holanda.

Curiosamente, en dicho torneo Croacia no rindió al mismo nivel que ante los ingleses y tuvo que conformarse con llegar hasta los octavos de final.

Ese equipo croata fue una transición entre el que alcanzó las semifinales en el Mundial de 1998 con Suker, Boban y Jarni como estiletes, y el que ahora deslumbra en Rusia con el madridista Modric y el barcelonista Rakitic.

Con respecto al partido de mañana, Bilic aseguró que, aunque los croatas son superiores, el partido será parejo porque los rusos juegan en casa, mientras Pletikosa, uno de los héroes de Wembley, apostó por un 2-1 a favor de su equipo. EFE.

Deja tu comentario

Recomendamos - Mundial Rusia 2018