Olarticoechea dice que no alcanza con tener a Messi para ser campeón
Connect with us

Mundial Rusia 2018

Olarticoechea dice que no alcanza con tener a Messi para ser campeón

Jugó tres mundiales (España-1982, México 1986 e Italia-1990), fue campeón del mundo junto a Diego Maradona en 1986 y DT de Argentina en plena debacle en los Juegos Olímpicos de 2016. Julio Olarticoechea sabe de lo que habla: “No alcanza con tener al número uno”, sostiene.

En diálogo con la AFP, Olarticoechea, ‘el Vasco’, de 59 años, sostiene que el estelar Lionel Messi necesita un equipo que lo respalde para aspirar a salir campeón mundial en Rusia-2018.

Idolo del argentino Racing Club donde debutó a los 17 años, tres años después de dejar Saladillo, su pueblo natal, cumplió con creces su sueño de ser jugador, militó en Boca y River, además de un paso por Nantes de Francia entre 1986 y 1987.

¿Cómo se vive desde afuera un Mundial?

Fui suplente en España-1982 donde nos fue muy mal. En 1986 fuimos campeones en México y en Italia-1990 subcampeones, puedo contar historia lindas y fracasos también. Ahora, como hincha, lo vivo con mucha pasión. Esperamos este Mundial (Rusia-2018) con expectativa, pero con algunas dudas de si el equipo va a ser realmente un equipo y que no dependa solamente de que esté inspirado Lionel Messi para que Argentina gane.

Siempre cuento que Maradona jugó cuatro mundiales y ganó uno, Messi jugó tres y todavía no pudo ganar. No alcanza con tener al número uno, si no Tenés un equipo detrás.

¿Hay una fórmula para ser campeón?

Se necesita un equipo, que no solamente son los once que salen a la cancha sino todo el resto: los suplentes, los que quedan afuera, los que no juegan, el cuerpo técnico, el médico, los utileros. Si todo eso funciona bien, la cosa es un poco más fácil.

A la hora del Mundial, llegar al séptimo partido es muy difícil y ganarlo, más difícil aún. Se necesita no solamente de un buen rendimiento sino un poquito de suerte, que no se te lesionen jugadores, que no tengan acumulación de tarjetas amarillas o tarjetas rojas. Que el equipo llegue entero, como llegamos nosotros en 1986: se dio todo lo que se tiene que dar y un poquito de suerte. El grupo estaba muy fuerte y llegamos a la final convencidos de que íbamos a ser campeones.

¿Qué siente un campeón quedarse a las puertas de la Copa como en Italia-1990?

En el 90 varios tuvimos la posibilidad de volver a jugar una final y contra Alemania, el mismo rival (que México-1986). Personalmente no pude jugar por acumulación de tarjetas, dos amarillas. (Claudio) Canniggia, (Ricardo) Giusti y (Sergio) Batista tampoco. Dimos mucha ventaja. La frustración es grande. Cuando llegamos al estadio y mis compañeros se estaban cambiando y yo no, ahí tomé conciencia que me perdía otra final. Fue una lástima. Pero, es el fútbol y lo sufrí.

¿Qué sintió cuando volvimos a ser subcampeones en Brasil-2014?

Siempre con los alemanes nos toca. Sabemos que siempre va a ser muy difícil contra ellos como contra Brasil, hay rivales que son clásicos. Ellos llegan siempre porque tienen una metodología de trabajo y juegan como viven. Un país ordenado que apostó a los juveniles, a hacer un trabajo de mucho tiempo y eso, a la larga, rinde.

Aquí en Argentina, no se ha trabajado bien. Porque realmente hemos vivido épocas muy duras el último Mundial. A mí me tocó dirigir en los últimos Juegos Olímpicos (al Sub-23 en Rio de Janeiro-2016). No podíamos armar el equipo. Fue un caos. Esperemos que eso no se repita porque si no tenés orden y un trabajo profesional no vas a lograr objetivos.

¿Cómo ves a Argentina ahora?

A los técnicos se les hace muy difícil a la hora de entrenar y de armar el sistema de juego. Los jugadores vienen, están tres días y ya tienen que jugar en la eliminatoria. El técnico (Jorge Sampaoli) tiene un sistema de juego que no es fácil de entender, que necesita entrenamiento, esperemos que pueda armar ese equipo fuerte y que no tengamos que depender de un solo jugador, que sea un equipo más Messi.

¿Cómo fue jugar con Maradona?

Jugué tres Mundiales con él. Era admirable verlo, no solo en los partidos, uno veía las cosas que hacía en los entrenamientos… era mágico. Diego era mágico.

¿Maradona o Messi?

Disfrutarlos a los dos. Diego ya pasó, dejó su magia, Messi está en su esplendor. Son dos números uno de características distintas. Messi es un goleador, ceo que va a terminar su carrera con 800 goles que es una brutalidad y Diego tenía más fantasía. Hay que disfrutarlos más que compararlos. Son dos grandes, no son comunes, son marcianos.

 

 

 

 

Deja tu comentario

Recomendamos - Mundial Rusia 2018

error: Contenido tiene derechos de autor - Diario Deportivo Más !!