Secciones: BaloncestoDe Todo Un Poco

¡Vestirse como Lebron James cuesta más de 45 mil dólares!

¿Qué podría hacer o comprar con 45 mil dólares?… seguramente muchísimas cosas, pero a la estrella de la NBA Lebron James, apenas le alcanzó para comprarse un atuendo para llegar a la primera final de la mejor liga de baloncesto a nivel mundial.

Traje de color carbón con pantalón corto y ajustado a la pierna, camisa blanca, corbata negra, botines, gafas de sol y bolso de cocodrilo, era lo que llevaba “The King”.

Ads

Algunos veteranos decían en la sala de prensa que nunca el vestuario de un jugador había generado tal revuelo antes de un partido de tanta envergadura. Y el propio Adam Silver, en su comparecencia anual antes del arranque de las Finales, salió al paso con humor de lo que parece (luego vino todo lo demás) era la comidilla en el pabellón de los Warriors: “Yo estoy detrás de un podio, así que no pueden ver lo que llevo por la parte de abajo… LeBron marca la moda. Si él lleva esos pantalones, es que deben estar de moda”.

El San Francisco Chronicle se puso manos a la obra y diseccionó el atuendo de James, obra del diseñador de 53 años Tom Browne, un actor frustrado que dejó Los Ángeles y se instaló en Nueva York, donde se abrió paso a base de hacerse sus trajes y recorrer las calles con ellos para llamar la atención. Michelle Obama y Stephen Curry (precisamente…) se cuentan entre sus clientes. Y Dwyane Wade, un fanático de la moda, entre sus amigos. El escolta es el vínculo entre LeBron y un Browne que ya se encargó de los trajes que el alero de los Cavs ha regalado durante los playoffs a sus compañeros para generar ambiente de camadería en partidos a domicilio. En total, tres por jugador a un precio de unos 5.700 dólares cada uno.

Ads

El look de LeBron antes del primer partido salió algo más caro: casi 47.000 dólares según The Undefeated. 2.590 la chaqueta y la corbata, 330 la camisa, 940 el pantalón, 90 los calcetines, 1.290 los botines, 525 las gafas de sol, 199 los audífonos… y 41.000 el bolso de cocodrilo, que luego agarró de forma efectista cuando plantó a los periodistas en la rueda de prensa postpartido con su destemplado “seremos mejores mañana”.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies.