¿Problemas con el alojamiento en Kiev? Un ministro te ofrece cama
Connect with us

De Todo Un Poco

¿Problemas con el alojamiento en Kiev? Un ministro te ofrece cama

Cuando Julie Pierson y su novio Jorge Ramírez se enteraron de que la reserva del apartamento de Kiev, adonde viajaban para asistir a la final de la Champions, se había anulado, poco podían imaginar que acabarían siendo alojados por un ministro.

A su llegada a Kiev, esta pareja de hinchas del Real Madrid que residen en Luxemburgo fueron acogidos por el ministro de Información Iouri Stets y su esposa Iana Konotop, presentadora de televisión, en su apartamento de dos habitaciones ubicado en un barrio residencial de la capital ucraniana.

El partido del sábado entre el Real Madrid y el Liverpool ha provocado una explosión de los precios del alojamiento en Kiev. Algunos hoteles han multiplicado por cien sus tarifas habituales y aquellos que habían reservado con tiempo se han encontrado con que sus reservas habían sido simplemente anuladas.

Interrogado por la AFP, el vicepresidente ucraniano de la UEFA Grigoriy Surkis se mostró “furioso” por esta circunstancia.

Ante el escándalo y en un gran movimiento de solidaridad, ciudadanos de Kiev han ofrecido a través de las redes sociales camas, habitaciones, apartamentos, casas e, incluso, el traslado desde el aeropuerto y hacer de guía en la ciudad.

“Cuando empezaron estas alzas extraordinarias de los precios, tuvimos mucha vergüenza de estos personajes (…) y decidimos ponerle remedio como pudimos”, explica Iana Konotop, de 38 años y vestida al igual que su marido con la camiseta del Real Madrid.

Su marido pone una única condición: “Que sean aficionados del Real Madrid”. La familia vive en verano en una casa de campo y su apartamento en Kiev queda vacío.

Sus invitados habían reservado un apartamento a través de AirBnB, pero su reserva fue anulada, como muchas otras. Y los precios de los hoteles eran exorbitantes.

“¡Estaba desesperado!”, recuerda Jorge, de 34 años y barba de tres días.

– Jamón y vodka –
Finalmente, encontraron donde hospedarse en Facebook, una de las redes sociales donde ciudadanos de Kiev proponían gratuitamente alojamientos para los aficionados al fútbol con la etiqueta #FreeKyivCouch4Fans (#CamasGratisKievParaFans) o a través de un grupo especialmente creado para ello “Kyiv FREE couch for football fans” (Dormir gratis en Kiev para los aficionados al fútbol), que cuenta con 8.900 miembros.

“Recibimos al menos tres propuestas”, sonríe Jorge. “No me creía que fuera posible”, añade Julie, una francesa de 32 años. “Además ¡un ministro! Parecía increíble, pero al final fue verdad. ¡Qué suerte tuvimos!”.

En la otra orilla del río Dniéper, que divide la ciudad en dos, Mikhaïlo Kalenski, 42 años y copropietario de una agencia de viajes, prepara la mesa antes de acoger a su invitado británico, Daren Olding, que trabaja en Bratislava.

Jamón, verduras, grasa de cerdo (especialidad ucraniana) y la imprescindible botella de vodka esperan a una cincuentón fortachón y con la cabeza rapada, hincha del Liverpool “desde finales de los años 70″.

Su reserva de hotel también fue anulada en mayo y el precio de su habitación pasó de 36 a… ¡1.200 euros la noche”.

Daren acabó pidiendo alojamiento a través de Facebook y poco después Mikhaïlo le contestó y se pusieron de acuerdo en apenas tres minutos.

“Es la primera vez que voy a casa de un perfecto desconocido”, admite Daren, que piensa repetir la experiencia albergando a desconocidos en su casa cuando haya algún gran evento.

“Es un gesto realmente extraordinario”, añade el aficionado Red brindando con su huésped, que espera a otros cuatro hinchas del Liverpool el sábado.

El hermano de Mikhaïlo también acoge a dos aficionados del Real Madrid y antes del partido los dos hermanos prevén reunir a sus invitados para comer en un bar.

Para Andriï, un emprendedor de 34 años e hincha del Liverpool, esta movilización de “simples ucranianos ha destrozado la tendencia creada por la codicia de los hoteleros”.

“El número de ofertas de alojamiento ha acabado por ser muy superior a la demanda”, destaca.

Pese a esta solidaridad, cientos de aficionados han preferido tirar la toalla. Los aficionados del Real Madrid devolvieron un millar de entradas. AFP

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco

error: Contenido tiene derechos de autor - Diario Deportivo Más !!