"Fantasía y realidad", la obra del Guzmán y su papá que "emocionó" a Sampaoli - Diario Deportivo Más
Connect with us

De Todo Un Poco

“Fantasía y realidad”, la obra del Guzmán y su papá que “emocionó” a Sampaoli

El terremoto mediático quedó atrás. Tras la lesión de Sergio Romero, Nahuel Guzmán transita su segunda jornada con la Selección que se prepara para el Mundial de Rusia. La ilustración de Jorge Guzmán, su papá, una caricatura de Jorge Sampaoli con careta, a modo de “protesta” por la ausencia iniciática del portero de Tigres (México) en la lista de 23 futbolistas, se transformó en una anécdota; que generó mucho ruido, pero anécdota al fin.

Pero hay una ilustración de Guzmán padre que sí le gustó al Zurdo de Casilda. En realidad, le atrajo la obra completa, una producción conjunta de papá e hijo, en la que Sampa tuvo incidencia.

¿Cómo es eso? Nahuel Guzmán escribió un cuento en el libro Pelota de Papel 2, un compendio de relatos escritos por futbolistas, cuyas ganancias son donadas a instituciones de bien público. Y Jorge es el autor del dibujo. Y quien firma el epílogo… es el mismísimo Jorge Sampaoli.

La historia se llama “Fantasía y realidad” y narra un suceso que efectivamente sucedió: se trata del reencuentro de varios componentes de la categoría 86 de Newell’s, el club del que surgió el Patón, en un viaje de fin de semana a Villa Carlos Paz, para recordar viejos tiempos. En el medio, uno de los aventureros sufre un desperfecto mecánico y, lo que se suponía una travesía para disfrutar, se transformó en una reunión en la puerta de un taller en Córdoba Capital.

Sin embargo, la pelota, el desafío en la plaza de enfrente del taller de un grupo de niños a esos “profesionales”, convirtió la frustración por el viaje trunco en un momento inolvidable, como los que el grupo vivía en las inferiores de la Lepra.

Aunque están mencionados solo por sus nombres de pila o por sus apodos, forman parte de la historia el Colo (Cristian Ansaldi, otro mundialista) y Lautaro Formica, el lateral que supo ser campeón del mundo Sub 20 con Messi en Holanda 2005. En ese grupito también se destacaba el mediocampista Hernán Bernardello.

“El fútbol transforma la realidad. Está en sus protagonistas que esa transformación no los aleje de la forma en que entraron a ese mundo: simplemente jugando para pasar un tiempo que era la eternidad misma”, reza un párrafo del cuento, que exhibe la filosofía del Patón, de 32 años, un personaje involucrado con la realidad social, al punto de hacer visible la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo o el reclamo argentino por Malvinas, a través de gestos en las redes sociales o directamente en su buzo.

El cuento es presentado por otro hombre que quedó en el umbral de ir a Rusia: Guido Pizarro. Y Jorge Guzmán lo ilustró con un dibujo impactante: una luna enorme adorna el anochecer y en su cabeza se puede apreciar el césped de una cancha y los protagonistas, jugando al fútbol, vitoreados desde el llano por un grupo de chicos.

Otro punto de coincidencia: el relato se llama “Fantasía y realidad”, como el popular tema de Callejeros, banda de la que Sampaoli es fanático: tiene tatuajes alusivos y es amigo de Patricio Santos Fontanet, ex líder del grupo.

El del guardameta es uno de los 41 cuentos que integran Pelota de Papel 2, el segundo capítulo de la construcción colectiva. Fernando Gago, Fabricio Coloccini, Lautaro Martínez, Emmanuel Gigliotti, y Juan Pablo Sorín, entre otras estrellas, compartieron sus textos, que cuentan con ilustraciones y presentaciones de distintos profesionales que hicieron su aporte desinteresadamente.

La idea de Pelota de Papel tiene su germen en Sebastián Domínguez, Kurt Lutman, Mariano Soso y un grupo de amigos relacionado con el fútbol, al que se sumó el periodista Juanky Jurado como productor. Fue un éxito de ventas en su primera edición, y el 100% de las ganancias fueron donadas a dos entidades: Fundación Sí, de Argentina, y Fundación Pro Derecho, de Uruguay.

“El único remedio es la sensibilidad. Usar el arte. Usar las palabras. Armar un equipo noble como el de Pelota de Papel y plantarse y discutir y emocionar”, rubricó Sampaoli en el epílogo del libro.

En la Selección, después de haberlo dejado afuera en primera instancia, armó un equipo que busca ser noble (o, más precisamente, un plantel) y lo incluyó a Patón. Su papá, cuando vio a su heredero fuera de su sueño, usó, justamente, el arte, las palabras, como escribió el DT. Pero a modo de protesta.

Y el entrenador usa la palabra “emocionar” para referirse al contenido de la obra, en la que los tres son protagonistas en la faceta artística. Y jugaron juntos, lejos de la polémica, como en el cuento del Patón.

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco