Connect with us

De Todo Un Poco

Rabiot, otro “bad boy” de la selección francesa

Adrien Rabiot, que acaba de renunciar a estar en la lista de suplentes para el Mundial de fútbol en Rusia, engorda el número de jugadores “malditos” o “bad boys” en la selección francesa, en la que ya constan nombres como Sami Nasri, Nicolas Anelka, Karim Benzema o Patrice Evra.

Rabiot, titular indiscutible con el París Saint-Germain (PSG) que se alzó este curso con los cuatro títulos en juego en Francia, comunicó hoy que se borraba de la lista de siete suplentes de “Les Bleus” de la que el seleccionador, Didier Deschamps, echará mano en caso de una lesión u otro tipo de imprevisto.

Una decisión tomada por la enorme decepción y el despecho de verse fuera de los 23 oficialmente convocados.

El jugador, de 23 años y seis veces internacional, daba por hecha su convocatoria directa, pues había sido un fijo durante la fase clasificatoria para el Mundial.

La renuncia ha creado estupefacción en el país, comenzando por el Gobierno francés, que ha censurado la actitud del futbolista, y pasando por el propio Deschamps.

“Ha cometido un gran error tomando esa posición. En la elite, hay que ser profesional en todas las circunstancias. Tomo nota de lo que ha dicho”, manifestó en rueda de prensa Deschamps.

En un comunicado, Noël Le Graët, responsable de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), aseveró que la “decepción” que siente Rabiot no le permite darse el lujo de “abandonar” el barco y “no ponerse al servicio de Francia”.

No obstante, el dirigente no anunció sanciones contra el centrocampista.

Su decisión ha creado tal tumulto en la selección francesa, una de las favoritas a vencer el torneo en Rusia, que ha evocado algunos de los casos más mediáticos que empañaron en los últimos años la imagen del combinado nacional.

De entre los “affaires” en “Les Bleus”, el protagonizado en pleno Mundial de 2010 por Nicolas Anelka pasará a los anales del fútbol galo.

En aquel torneo, supuestamente profirió graves insultó al entonces seleccionador Raymond Domenech, al que le mandó “a tomar por culo”.

Anelka negó esos insultos y el resto de la plantilla, liderados por Patrice Evra, se puso del lado del exdelantero del Real Madrid y denunció en el bautizado como motín de Knysna que existía un soplón dentro del grupo.

Por esa polémica, que llevó al entonces presidente, Nicolas Sarkozy, a criticar la actitud de los jugadores, Anelka fue sancionado por la Federación francesa con 18 encuentros de suspensión y Evra, con cinco.

Cuando parecía que el motín de 2010 había desaparecido del imaginario francés, la eliminación en los cuartos de final de la Eurocopa de 2012 ante España (2-0) desató viejos demonios.

Nasri (ex del Sevilla) descargó entonces su frustración contra los periodistas en la zona mixta, a los que acusó de “escribir mierda”. La FFF le sancionó con tres encuentros de suspensión.

A finales de 2015, estalló otra bomba en la selección cuando Valbuena denunció ante la justicia un intento de chantaje por un vídeo de contenido sexual en el que él mismo aparecía, un asunto por el que fue imputado Benzema por complicidad.

El delantero del Real Madrid, entonces estrella del campeón mundial de 1998, acabó por ser apartado por Deschamps, quien no le convoca desde hace más de dos años, a pesar de que la Justicia francesa ya le ha retirado todas las medidas provisionales en su contra mientras se aguarda un veredicto.

Aunque desde 2015 Benzema ha sido titular en el Real Madrid campeón de Europa en 2016 y 2017, el seleccionador francés ha dado a entender que la presencia del atacante puede desestabilizar la convivencia de la selección.

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco