Connect with us

De Todo Un Poco

Rusia lidia con racismo en su fútbol antes del mundial

Como futbolista negro nacido y criado en San Petersburgo, Bryan Idowu conoce bien el racismo en Rusia.

Ha lidiado con ello en las calles y las canchas, y el mes próximo pudiera estar jugando en la Copa del Mundo en Rusia por Nigeria.

Idowu, cuyo padre, nigeriano, llegó a Rusia de estudiante, hizo su debut internacional como lateral izquierdo en noviembre y anotó contra Argentina. Si es seleccionado para el equipo nigeriano, pudiera jugar de nuevo contra Argentina, y en su ciudad.

Como juvenil en el Zenit de San Petersburgo, un club con una base de hinchas de ultraderecha, Idowu fue objeto de improperios racistas por un hincha cuando regresaba de un entrenamiento.

“No hay negro en los colores del Zenit”, le dijo el hincha. “’¿Qué está pasando y por qué llevas el uniforme?’. Mi amigo se enfureció más que yo. Yo respondí con una sonrisa”.

Otros residentes locales, en contraste, le llamaron a convertirse en el “primer jugador negro en el Zenit”. Pero Idowu terminó dejando el club en busca de minutos en la primera división del fútbol ruso.

Seis semanas antes del Mundial, la FIFA investiga a Rusia por los ruidos de mono que fueron dirigidos a los jugadores de la selección Francia durante un amistoso en marzo. El mes pasado, la federación rusa multó a dos clubs de primera _ el Zenit y el Spartak de Moscú _ por cantos racistas.

Idowu, que juega para el Amkar Perm, dijo a The Associated Press que ha sido víctima de prejuicios raciales por la policía rusa _ tan a menudo en algún momento que él y un amigo apostaban en el metro a cuál de ellos sería detenido y cateado. Ha sido además víctima de hostigamientos racistas dos veces en la cancha y piensa que los hinchas ven los ruidos de monos como una forma de ayudar a su equipo.

“Pienso que la mayoría de ellos lo hace para presionar sicológicamente a un jugador, quizás para que no quiera seguir jugando”, afirmó Idowu. “Pudiera ser simplemente porque alguien piensa que es chistosos… a veces estoy caminando en la calle y hay cinco tipos o un tipo con su novia y uno de ellos me ve y hace una broma para que los demás se rían”.

Pese a los casos recientes, Idowu dijo que los incidentes racistas se han vuelto menos comunes en los últimos cinco años, quizás porque más rusos viajan al extranjero y conocen a otras personas.

“Realmente ha cambiado mucho”, dijo.

Observadores que siguen el racismo en el fútbol ruso dicen que continúa siendo alto comparado con los estándares en Europa, pero que se está volviendo menos descarado. AP

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco