Connect with us

De Todo Un Poco

En Samara, un estadio del Mundial todavía a la espera del césped

Inicialmente, el estadio de Samara debía tener un techo de vidrio y estar terminado en diciembre de 2017, pero los retrasos se fueron acumulando y el diseño se modificó por una imponente estructura metálica, mientras que el césped todavía está creciendo en Alemania, a menos de tres meses del Mundial de fútbol.

En esta ciudad de más de un millón de habitantes a orillas del río Volga y a 1.050 kilómetros al sudeste de Moscú, todo parece haber conjurado para que el estadio para 45.000 espectadores retrase una y otra vez su fecha de entrega.

“Queda mucho trabajo por hacer. Esperábamos que estuviera más avanzado”, admitió Colin Smith, el director de competiciones de la FIFA, durante la última visita de inspección, el 21 de marzo.

Pese al retraso, todavía no ha llegado la hora del pánico. A pesar de que los planes no se han cumplido, miles de trabajadores están en el lugar día y noche para que el Samara Arena luzca esplendoroso el 17 de junio, el día en el que debe acoger su primer partido mundialista, entre Costa Rica y Serbia.

Las autoridades locales habían firmado en 2014 un contrato con una empresa de construcción de la región para construir un estadio con aspecto casi de platillo volante, en homenaje al sector aeroespacial, de gran implantación en esta zona de Rusia.

Un lema incluso se lanzó para designar al estadio: “Escalera hacia el espacio”.

El techo de vidrio del estadio a modo de cúpula debía continuar hasta el suelo, mediante un sistema de vigas.

Era un proyecto futurista e inédito para una ciudad rusa de ese tamaño.

La primera piedra se puso en julio de 2014, pero las autoridades locales complicaron el proyecto añadiendo luego un proyecto de urbanización alrededor del estadio, así como la instalación de numerosos comercios. Resultado directo de ello: la superficie de las obras casi se multiplicó por dos.

El presupuesto del estadio se disparó: la página de información local 63.ru lo estima actualmente en 18.000 millones de rublos (255 millones de euros), una cifra en principio razonable pero con la que hay que tener en cuenta que el rublo cayó a más de la mitad desde 2014.

Los retrasos costaron su puesto al gobernador local y obligaron a ir retrasando la inauguración del estadio. Primero estaba prevista para diciembre de 2017, luego para marzo de 2018 y ahora se reprogramó para el 28 de abril, con un partido de la segunda división rusa entre el Krilia Sovetov, el club local, que está actualmente en plena batalla por lograr el ascenso a la primera categoría.

– Un invierno demasiado largo –
Las gradas están instaladas y el techo ya no tiene la imagen elegante de los planes iniciales, sino que ahora es una estructura metálica menos atractiva pero que cumple su función.

El gran problema está en algo imprescindible en cualquier estadio de fútbol: el césped.

Una empresa alemana tiene el encargo de hacerlo crecer y está casi listo, pero no tiene dónde ponerlo. El terreno de Samara sigue congelado y es imposible poder instalar un césped en estas condiciones.

Los problemas se agravaron desde el hundimiento en febrero, por el peso de la nieve, del enorme invernadero que cubría el futuro terreno de juego y que estaba destinado a mantenerlo a una temperatura aceptable.

“Todavía no tenemos terreno de juego, hay que esperar evidentemente a tener condiciones más cálidas para instalarlo”, explicó Colin Smith la pasada semana durante su visita al estadio.

El delegado de la FIFA realizaba esas declaraciones envuelto en un enorme abrigo, con los pies en la nieve frente al Samara Arena. El invierno de este año está siendo particularmente largo en Rusia y en Samara las primeras temperaturas positivas se esperaban para finales de la próxima semana.

Las autoridades locales querían organizar al menos dos partidos en cada estadio antes de la competición, pero Samara podría tener que modificar también ese ‘planning’.

“Dependerá mucho de la meteorología”, declaró el viceprimer ministro responsable de Deportes, Vitali Mutko, en una entrevista el viernes con la web Championnant-com. AFP

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco