Connect with us

De Todo Un Poco

Thuram: LeBron James es un ejemplo en la lucha contra el racismo

Lilian Thuram, hercúleo defensor que ganó el Mundial de 1998 con Francia, denuncia este martes, con la misma contundencia con la que jugaba, el racismo y considera al baloncestista LeBron James el único deportista de elite que lo combate.

En la víspera de la jornada internacional contra la discriminación racial, Thuram (Guadalupe, 1972) atendió a EFE en la sede parisina de su fundación contra el racismo, con la que colabora el FC Barcelona (equipo en el que también jugó) y cuyo cometido es organizar charlas, exposiciones y edición de libros.

En la entrevista, el exfutbolista, alejado de este deporte desde hace una década, opina que el racismo es resultado de “la dominación económica de África por parte de Occidente” y critica a la leyenda del fútbol Pelé, al que recrimina por no haberse implicado en la lucha con este fenómeno.

¿Cuándo tuvo conciencia del racismo?

Cuando era niño, al mudarme con nueve años de Guadalupe (isla caribeña francesa) a las afueras de París (Bois-Colombes). Fue cuando supe lo que implicaba ser negro. En Guadalupe casi todos lo éramos, pero en Francia empecé a sentir que ser negro era algo negativo.

¿Acudió a su familia para encontrar respuestas?

A mi madre. Yo me sentía triste, no entendía por qué me veían de forma diferente. Mi madre, sin embargo, no comprendía el mecanismo del racismo y me decía que era así, que no se podía cambiar.

¿De qué se trata ese mecanismo?

Todavía intento comprenderlo desde que, en mi época de adolescente en el Mónaco, me interesé por el tema. Leí, hablé con personas. El racismo no es un comportamiento individual. Se trata de una construcción política y económica en la que hay una relación de dominación de Occidente hacia África. La región rica, Occidente, desprecia al pobre, África, y eso hay que denunciarlo.

Usted plasmó en su libro “Mis estrellas negras” ejemplos de personalidades que lucharon contra el racismo. ¿Qué libro recomendaría que leyesen los jóvenes afrodescendientes?

“Peau noire, masques blancs” (1952), de Frantz Fanon (autor afrodescendiente francés). Te explica que el racismo es ante todo psicológico. Es un fenómeno similar al sexismo y a la homofobia. Ese libro se lo recomendaría no solo a los jóvenes afrodescendientes, sino a todo el mundo.

¿Cuándo sintió racismo en un campo de fútbol?

En Italia cuando escuchaba el ruido imitando a un mono entendía por qué era, ya que comprendía el mecanismo. No me agradaba que la prensa dijese que tal tipo era un estúpido por hacer eso. Hay que preguntarse por qué lo hacía. Era por prejuicios. Ese tipo no nació racista, pero somos de una cultura racista en la que los blancos dominan a los otros de colores. Decir que esa gente es estúpida no cambia nada.

 

Episodios con futbolistas que han denunciado el racismo en un campo de fútbol, como Dani Alves, Mario Balotelli o Samuel Eto’o, ¿qué han aportado a la lucha contra este fenómeno?

Cuando Dani Alves reacciona (recoge una banana que le tiran un partido en Villarreal en 2014 y se la come después de que recibiese improperios racistas) es una reacción individual. Es el único que afronta el problema. Los otros compañeros no hacen nada, el árbitro tampoco. Los jugadores que no son negros tienen que dar un paso adelante y decir: ‘Os vamos a proteger'”.

¿Ya le escuchamos criticar la actitud del brasileño Pelé, leyenda del fútbol mundial?

Hay muchas personas que siempre se arriman al poder. Desgraciadamente, es el caso de Pelé, que conserva esa actitud. Es una pena porque con su poder mediático podría haber contribuido a cambiar las cosas. Me acuerdo en 2013, por ejemplo, durante la Copa de Confederaciones en Brasil en la que pidió a los manifestantes brasileños que no protestaran, a pesar de las carencias del país.

¿Hay algún deportista de elite que se destaque por su combate contra el racismo?

Creo que hay un atleta extraordinario: LeBron James (llegó a acusar al presidente Donald Trump de arropar a los racistas). Aborda las cosas con franqueza, inteligencia y convicción. Y no es casualidad que sea estadounidense. La lucha en ese país está inscrita en el ADN de los afroamericanos.

 ¿Algún futbolista en activo?

La mayoría sienten la discriminación en su corazón, pero se callan, porque temen que ese dolor contenido salga con violencia.

¿Vivió racismo en su periodo en España, al servicio del Barcelona (2008-2010)?

En España estuve dos años, en Italia, diez. El racismo existe en España, Italia, Francia y Guadalupe, pero no se trata de saber qué país es más racista.

¿La solución pasa por un cambio en los planes de estudios que enseñe la historia de otra manera?

Hay una parte de la educación que depende de lo que hagan los políticos, pero también podemos educarnos por nuestra cuenta, en libros, internet… Esas fuentes nos permiten pensar de manera diferente a la oficial.

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco