Connect with us

De Todo Un Poco

Epifania Benítez, primera técnica de Paraguay en un Mundial: Abriré puertas

Abrir una puerta en un deporte mayoritariamente de hombres, en busca de una igualdad profesional y económica a golpe victorias, es lo que se ha propuesto Epifania Benítez, primera mujer entrenadora que clasifica a una selección paraguaya de fútbol para un Mundial, el femenino sub-20.

Benítez explicó en una entrevista a Efe que, tras quedar subcampeonas del Sudamericano en Ecuador este enero y conseguir un billete para el Mundial de la categoría que se disputará en Francia en agosto, el fútbol femenino paraguayo busca mantener esa dinámica con trabajo y actuaciones que muestren el potencial de las mujeres.

“Si a mí me sale bien en esta selección, las mujeres tenemos las puertas abiertas en otras selecciones. Al ser la primera y al clasificar para un Mundial, esto les abrió muchas puertas a las mujeres”, subrayó Benítez.

La entrenadora de 37 años, exjugadora y que asumió en 2017 la dirección de las categorías juveniles femeninas en la Asociación de Fútbol Paraguaya (APF), indicó que, ahora que se ha emprendido un camino a nivel continental por la profesionalización del fútbol femenino, es importante no salirse de la senda.

“Está evolucionando el fútbol femenino en Sudamérica. Equipos como Colombia, Venezuela o Ecuador se están preparando para objetivos más grandes. Estamos ya avanzando con pasos grandes en relación al nivel de Europa”, afirmó.

Pero, Benítez agregó que todavía queda mucho para igualarse en el ámbito económico (sueldos, fichajes o inversión) con el fútbol masculino.

“En el deporte propiamente dicho las chicas tienen las mismas cualidades que los varones, inclusive algunas son mejores. En eso estamos iguales, porque es once contra once también. Pero en la parte económica estamos bastante lejos todavía de ellos”, señaló.

La actuación de Paraguay en el Sudamericano, con seis victorias y una derrota, y la clasificación al Mundial por primera vez con una mujer en el banquillo de un equipo femenino de la Albirroja, ha servido de resorte para poner en valor la tarea de la dirección deportiva por parte de mujeres.

“Cuando a mí me presentaron en la selección sub’20 dijeron que no iba a aguantar, que no iba a seguir en la selección porque las mujeres no conocíamos de fútbol. Ahora demostramos que sí. Hay calidad profesional en las mujeres”, destacó.

La ambición de Benítez por demostrar que sí es posible la ha acompañado a lo largo de su vida y es con esos valores con los que trabaja con sus jugadoras.

El hecho de ser mujer genera, a su juicio, una mejor relación entrenadora-jugadoras, que repercute mentalmente y para bien en el grupo y en los resultados.

“Es entenderlas de una forma diferente. Es mayor el acercamiento de las chicas a nosotras porque somos mujeres. Muchas se cohíben en hablar con un entrenador de cosas femeninas. Es el aporte de conversar con ellas, porque la conversación entre el entrenador o la entrenadora y ellas es más que fundamental”, subrayó.

Esa relación que ha llevado a Benítez a ser exitosa en la selección era una formula probada cuando todavía dirigía, y sin remuneración alguna, a las juveniles de la Universidad Autónoma de Asunción (UAA), cuna de muchas de las mejores jugadoras paraguayas y con las que ganó Apertura y Clausura de forma consecutiva por dos años seguidos.

Una manera de entrenar y de hacer grupo que todavía conserva en la Albirroja, con meriendas entre cuerpo técnico y jugadoras, entrevistas personales y un rol de entrenadora, madre y amiga.

“Me considero (una entrenadora) maternal y amiga. Dura no, porque la verdad es que no puedo serlo. Siempre trato de conversar. Por más que tengan errores en la cancha, trato de hablar con ellas para corregirlas”, explicó.

En el futuro los objetivos con ese grupo de jugadoras sub-20 son ambiciosos: pasar de la fase de grupos en Francia, algo todavía no conseguido en ninguno de los cinco Mundiales de categorías juveniles disputados por Paraguay.

“A largo plazo quiero entregar (a la APF) un proyecto de lo que es el prototipo de jugadoras que queremos. Empezar con el sub-17, porque es una base que está empezando y que podemos corregir, e ir mecanizando lo que queremos en el futuro” añadió.

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco