Connect with us

Fútbol Internacional

PSG escenifica la paz entre Neymar y Cavani antes de afrontar al Madrid

Neymar y Cavani se abrazan tras el cuarto gol logrado por el brasileño anoche en la goleada del París Saint-Germain frente al Montpellier (4-0) tras recibir un pase del uruguayo.

La imagen que escenifica la reconciliación entre los dos jugadores ha servido al club para dar por cerrado el asunto que amenazaba con desestabilizar el vestuario antes del vital duelo de octavos de final de la Liga de Campeones contra Real Madrid.

El partido contra el Montpellier sirvió para colmar las cicatrices abiertas y el club se ocupó de que los dos jugadores aparecieran como grandes amigos, lejos de la frialdad que venían mostrando, rivales a la hora de tirar los penaltis.

La pelea del 17 de septiembre por el balón para lanzar una pena máxima y los silbidos del público a Neymar por no dejar tirarlo hace 10 días habían hecho saltar las alarmas en el PSG.

La prensa francesa aireó una pelea entre ambos en el vestuario y señaló que entre ellos no pasaba la corriente. Las imágenes de anoche en un Parque de los Príncipes de nuevo con ambiente festivo desmentían esa impresión.

Cavani marcó en el minuto 11 su gol número 157 con la camiseta del PSG, lo que le convertía en el máximo anotador de la historia del club por delante de Zlatan Ibrahimovic.

“Tras ese gol, sacó toda la ansiedad que tenía”, reconoció el entrenador, Unai Emery tras el partido. Neymar fue uno de los primeros en abrazarle.

En el minuto 40 el árbitro pitó penalti sobre Drexler y Cavani agarró el balón para dárselo a Neymar, que de esa forma firmó el tanto número 2.000 de la historia del club en su estadio.

Fue también una manera de escenificar que entre ellos no existe el conflicto que la prensa se obstina en alimentar.

En el 82 Cavani sirvió a Neymar el cuarto gol del partido y, tras el mismo, ambos se abrazaron en una imagen que el PSG tratará de convertir en icónica de aquí al duelo contra el Madrid.

“A veces es mejor dar que recibir”, aseguraba tras el duelo Cavani, mientras que Neymar comprobaba que el Parque de los Príncipes no le guarda ningún rencor al escuchar los aplausos del público en un vídeo difundido por las pantallas gigantes del estadio sobre sus mejores momentos en el club. Una comunicación bien medida.

El brasileño mostró una sonrisa en sus labios en contraste con su actitud tras el duelo frente al Dijon, en el que se retiró cariacontecido tras escuchar silbidos.

“Está claro que me cabrearon, pero la vida continua. Ya me habían pitado antes, aunque confieso que estoy más acostumbrado a los aplausos”, dijo el brasileño, esta vez más accesible a los periodistas.

Neymar reconoció que en el partido contra el Dijon sabía que Cavani estaba a un gol de batir el récord de Ibrahimovic, pero que decidió tirar el penalti porque así lo había decidido el entrenador.

“No hay polémica entre nosotros. Incluso hablamos de ello en el vestuario. Simplemente asumí mi responsabilidad. Pero era el primero que quería que Cavani batiera el récord”, afirmó.

El exbarcelonista se negó a responder sobre los rumores que le sitúan fuera del PSG la próxima temporada y afirmó que está acostumbrado a que su nombre circule en los diarios en cuanto se abre el mercado de fichajes.

Para completar la escena, el presidente del club, Nasser al-Khelaïfi, también respondió a los periodistas para asegurar que “al 2.000 %” Neymar será jugador parisiense la próxima temporada.

“No vamos a entrar en el juego de la prensa española”, dijo el presidente, que vio una maniobra de desestabilización de su club los rumores sobre el fichaje del brasileño por Real Madrid.

“Estoy feliz aquí con mis compañeros. He venido para escribir la historia para dar lo mejor de mí mismo (…) Mi objetivo es ganar la Liga de Campeones y el duelo contra Madrid será un gran partido, algo parecido a una final”, indicó Neymar.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional