Connect with us

De Todo Un Poco

¿Quién es el esquiador gay que hará historia en los Juegos Olímpicos?

Los Juegos Olímpicos de Invierno que tendrán lugar en Pyeongchang, Corea del Sur, con fecha de inicio el próximo 9 de febrero capturarán la atención de millones de fanáticos del deporte alrededor del mundo.

Pero también se convertirán en el escenario donde se presentará el esquiador norteamericano Gus Kenworthy, convertido en el primer atleta abiertamente gay en competir en unos Juegos Olímpicos de Invierno.

Con solo 26 años, el deportista nacido en el Reino Unido de madre inglesa y padre norteamericano logró generar titulares al salir del clóset y convertirse, tal vez sin quererlo, en un referente para millones de atletas que todavía luchan contra la discriminación que manda dentro de ámbitos de alto rendimiento y que suele llevar a las personas a mantener oculta su orientación sexual.

Kenworthy creció en Telluride, Colorado, una ciudad reconocida por ser uno de los resorts de esquí más populares del país del norte. El más joven de tres varones, “Gus”, se mantuvo alejado de las pistas de alta velocidad desde pequeño, siempre con el foco puesto en los parques de obstáculos, donde abundan las barandas y otros desafíos que le permitieron convertirse en un experto del estilo libre, algo así como un skater con esquíes.

El secreto que mantenía sobre su sexualidad lo impulsó desde su adolescencia temprana a enfocarse en el deporte para escaparle a sus demonios. “Me exigía más que cualquier otro para compensar por esto que yo sentía estaba mal conmigo”, dijo.

El hecho de que el mundo del freestyle sea considerado exclusivo para “machos” no ayudó a mejorar su situación. Sus compañeros alardeaban sus conquistas femeninas y solían utilizar términos como “marica” y “gay” como algo peyorativo. “Cuando se utiliza ese tipo de lenguaje, lo único que genera es que te metas todavía más dentro del clóset”.

En octubre de 2015, Kenworthy se declaró gay en una entrevista que otorgó a la revista ESPN, medio que reconoció haber elegido para poder hacerlo en sus propios términos y “poder ayudar a niños que se encontraban en una situación similar a la suya”.

El deportista olímpico de freestyle que ganó una medalla de plata en los JJOO de Invierno de Sochi (Rusia) en 2014 ganó notoriedad antes de hacer su declaración pública al rescatar a una familia de perros callejeros mientras se encontraba en suelo soviético. El esquiador luchó por traer a los EEUU a una perra y a sus cuatro cachorros, algo que consiguió tras quedarse un mes adicional en Sochi para procesar los papeles necesarios.

En pareja desde 2016 con el actor Matthew Wilkas, el deportista ha contado su historia de vida en distintas oportunidades alrededor de todo el mundo, a la espera de inspirar a otros a seguir su camino. A diferencia de muchos de sus colegas que prefieren mantenerse alejados del revolucionado mundo de la política, el esquiador ha hecho pública su postura con respecto a distintas medidas anti-LGBT como la que buscó prohibir a las personas transgénero de las Fuerzas Armadas.

Los miembros del equipo olímpico norteamericano suelen ser invitados a visitar la Casa Blanca una vez terminada la contienda deportiva, pero Kenworthy aseguró que no tiene intenciones de conocer al actual presidente en curso. “No quiero fingir un apoyo que no existe”, dijo el deportista sobre la administración Trump.

Independientemente de su rol como embajador de la comunidad LGBT, el atleta profesional es uno de los favoritos a conseguir una medalla en Corea del Sur, dentro de una disciplina que suele favorecer a los deportistas norteamericanos.

Auspiciantes de la talla de Visa, Procter & Gamble, United Airlines y Deloitte son solo algunos de sus patrocinadores corporativos, mientras que organizaciones como Human Rights Watch han reconocido su labor social.

“No creo que hubiese podido salir del clóset hace 30 años y ser a la vez exitoso dentro de mi deporte”, dijo Kenworthy a la revista TIME. “Mi historia es indicadora de un cambio”.

 

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco