Connect with us

De Todo Un Poco

Caldwell-Pope, de las luces de la NBA a la oscuridad de una celda

El escolta de Los Angeles Lakers Kentavious Caldwell-Pope pasa de estar entre las canchas de baloncesto, las luces y las cámaras de la NBA a dormir todos los días en una celda del Departamento de Policía de Seal Beach, en California.

El jugador, que llegó al equipo de Los Ángeles esta temporada por 18 millones de dólares, fue sentenciado hace dos semanas a cumplir 25 días de arresto luego de violar una orden de libertad condicional que le fue impuesta en el estado Michigan, en donde fue arrestado por conducir bajo los efectos del alcohol.

En marzo pasado, el jugador de 24 años, que en ese momento pertenecía a los Pistons de Detroit, manejaba a 72 kilómetros por hora en una zona en la que debía hacerlo a 40, según reportes periodísticos.

Por esa razón, fue detenido y conducido a una estación en donde la prueba de alcoholemia arrojó 0.8 grados de alcohol en la sangre, lo cual excede los límites del estado.

Caldwell-Pope debía someterse a las pruebas obligatorias de alcohol y drogas como parte de la libertad condicional que le fue concedida por 12 meses en junio pasado.

Como no cumplió el acuerdo, por eso debió declararse culpable de violar las condiciones. En un nuevo fallo, el basquetbolista logró un arresto por casi un mes que, aunque insignificante en cantidad de tiempo, ha llamado particularmente la atención.

El guardia tiene permitido entrenarse y jugar con su equipo solamente en encuentros que se celebren dentro del estado de California y debe llevar en su pierna un dispositivo GPS.

Los saltos, las asistencias, los rebotes y los lanzamientos no se han visto afectados por el aparato que pesa medio kilogramo.

“Es una bendición que pueda seguir jugando”, dijo recientemente a ESPN Caldwell-Pope, que tiene un promedio 14,2 puntos, 5,2 rebotes, 2,2 asistencias y 1,8 recuperaciones en 35 minutos, en los 28 de 32 partidos jugados por los Lakers.

No obstante, ese brillo estará ausente hasta el próximo 7 de enero en los juegos de visitante que los Lakers tendrán en Houston ante los Rockets el 31 de diciembre y en Minnesota frente a los Timberwolves un día después.

Los 16 veces campeones de la NBA respaldan a Caldwell-Pope y se han limitado a “cumplir con los términos establecidos por el tribunal del estado de Michigan”.

“Este es un asunto legal, derivado de un incidente que ocurrió la temporada pasada, mientras que Kentavious era miembro de otro equipo de la NBA”, señalaron en un comunicado.

De acuerdo con documentos judiciales, si Caldwell-Pope viola cualquiera de los términos del acuerdo, será sentenciado a 93 días en la cárcel del condado de Oakland, al que pertenece Seal Beach.

El basquetbolista recibirá el nuevo año en el Departamento de Policía conocido como un centro de detención para “adinerados” que queda a escasos 20 kilómetros del Staples Center, casa de los Lakers.

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco