Connect with us

Fútbol Internacional

Uruguay, un exportador de talento, busca fortalecer su liga

Uruguay es uno de los mayores exportadores mundiales de carne y soja que se producen sus prolíferas praderas. De otros campos más modestos del pequeño país sudamericano, los de fútbol, también “exporta” jugadores, lo que da dinero a sus humildes clubes, pero a la vez deja a la Liga local sin grandes talentos.

Las autoridades del fútbol uruguayo se proponen cambiar ese modelo para revalorizar el deporte, el más popular del país.

Los clubes locales tienen presupuestos relativamente chicos que se alimentan principalmente de lo que paga la empresa que posee los derechos de televisación de los partidos, Tenfield, y de la venta de jugadores.

“En el modelo actual es imposible que la Liga pueda ser competitiva y que se puedan mejorar los estadios”, reconoció el presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Carlos Valdez, en declaraciones publicadas el domingo por el matutino local “La República”.

Según un informe elaborado por un economista del banco Itaú de Brasil, recogido el sábado por el diario “El País” de Montevideo, 264 futbolistas uruguayos emigraron a otras ligas en 2016. Eso ubicó a Uruguay como el decimosegundo mayor “exportador” mundial y el tercero sudamericano, con ventas por 78,3 millones de dólares.

Una consultoría contratada por la AUF reveló que el fútbol uruguayo supone un negocio de 50 millones de dólares anuales. A partir de ese dato, sus autoridades anunciaron que buscarán renegociar el contrato con Tenfield, que le paga 11,8 millones al año.

“Con estos ingresos es imposible mantener los planteles. (…) Usted no puede en general acceder a mantener un jugador joven porque, en definitiva, los sueldos altos que se pueden pagar son pocos”, dijo Valdez en otra entrevista publicada el domingo por “El País”.

“Es evidente que somos un país exportador de futbolistas, pero sí se puede intentar que la exportación sea más planificada y no tanto por necesidad. Aumentando los ingresos se puede comenzar a revertir esa situación”, evaluó el dirigente.

“Acá nunca se van a pagar sueldos como para evitar una salida de jugadores a Europa o al mercado mexicano, pero si el joven está mejor, va a tener que venir una oferta tentadora para que se vaya”, añadió.

En ese sentido, afirmó Valdez, Uruguay debe “crear un sistema para que la Liga sea más competitiva consiguiendo más ingresos, manteniendo más jugadores que se formen un poco más”.

“Va a llegar un momento en que se van a ir, pero que no se vayan con 14, 15 o 16 años. Si se van a los 18 años, que se vayan por un precio que al club le signifique un cambio importante”, sostuvo el dirigente.

La emigración temprana de los buenos talentos es historia de todos los días en el humilde fútbol uruguayo. El delantero Luis Suárez, por ejemplo, jugó apenas una temporada en Nacional de Montevideo antes de iniciar en 2006 su periplo por los clubes europeos Groningen, Ajax, Liverpool y ahora Barcelona.

Otros vuelven en el ocaso de su carrera, por amor al club que los vio nacer. A sus 38 años y tras casi dos de inactividad, el ex internacional Diego Forlán está muy cerca de ponerse otra vez la camiseta de Peñarol de Montevideo en la próxima

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional