Connect with us

Fútbol Internacional

El mejor año de Cristiano Ronaldo en clave blanca

Fue un gran año para Cristiano Ronaldo y definitivamente el mejor con la camiseta del Real Madrid desde que en 2009 fichara por los blancos. Porque pudo gritar muy alto que nunca antes fue tan decisivo para su equipo.

Durante todo este tiempo sus detractores manejaron varios tópicos en uno: No marca en los partidos importantes, su presencia en las fotografías de los éxitos responde al márketing, nunca es la estrella del gran momento. Todas estas leyendas fueron desmentidas una a una por el portugués después de una campaña excepcional.

Sus números con el Real Madrid fueron colosales: 42 goles en 46 partidos. Pero varios hechos fueron singulares con el manejo de estas dos cifras. Primero, que nunca antes, salvo en su primera temporada, jugó tan pocos encuentros. Y segundo, y siendo una barbaridad, que presentó la peor media de goles (0,91 por partido) de su carrera en el club blanco.

Aun así, apenas se discutió la conquista de su segundo Balón de Oro consecutivo y quinto de su carrera. O, al menos, si se atiende al criterio con el que fue otorgado: El reconocimiento al jugador más importante del mejor club de la temporada.

Cristiano Ronaldo realizó un inicio de temporada 2016/2017 más bien discreto y en el que muchos auguraron “el ocaso de la estrella”. Pero todo respondía a una especie de “método científico” pactado con su entrenador, Zinedine Zidane, el primero en convencerle de la necesidad de descansar y ahorrarse partidos para llegar en plenitud al final de la temporada. Y el portugués terminó la campaña como un cañón.

“Culminar el año con la Champions es algo realmente muy bonito. He hecho un final de temporada espectacular”, proclamó Cristiano Ronaldo tras ganar 4-1 a la Juventus en la final y orgulloso de haber firmado 10 goles en la fase decisiva de la Liga de Campeones.

Le marcó cinco al Bayern de Múnich en los cuartos de final, tres al Atlético de Madrid en las semifinales y dos a la Juventus en la final, donde fue elegido el mejor jugador. Fue un ciclón y ayudó decisivamente al Real Madrid a convertirse en el primer equipo en ganar dos Ligas de Campeones consecutivas.

“Me preparé para esto, las cosas grandes se ganan al final. Fue una buena opción de mi entrenador y de mi gente, de todos los que me rodean”, reconoció.

También fue decisivo en la conquista de la Liga española, con un gol en la última jornada ante el Málaga, y en el Mundial de Clubes, donde marcó el único tanto de la final ante el Gremio y el primero en la semifinal ante el Al Jazira. Fue el mejor jugador del mejor equipo de la temporada, de un Real Madrid que firmó la mejor campaña de su historia con cinco títulos conquistados.

A sus 32 años, Cristiano Ronaldo sigue peleando contra sí mismo y la posible erosión del tiempo, que todavía no le llega. Su ambición permanece intacta, por más que haya acabado el año con la decepción de caer 3-0 en el clásico disputado el sábado en el Santiago Bernabéu ante el Barcelona.

En su horizonte más próximo, y más allá de la pelea con su equipo por ganar títulos, aparecen dos retos personales: mejorar su contrato para volver a ser el jugador que más gana del mundo y exhibir de nuevo su mejor forma en el final de temporada para intentar adelantar a Messi en la cuenta de Balones de Oro. Retos mayores, retos a la altura de la ambición y el ego de la estrella portuguesa.

 

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional