Connect with us

De Todo Un Poco

Gabriel Jesús cuenta cómo le quisieron romper las piernas

Tiene 20 años. Es una de las figuras del Manchester City. Es, junto con Neymar, la gran esperanza de Brasil para ganar el Mundial de Rusia 2018. Pero hubo un episodio en su vida que pudo haber cambiado el destino de Gabriel Jesús.

En ese entonces, luego de haber sido rechazado por el club San Pablo, el joven había encontrado lugar en un equipo amateur de la ciudad de San Pablo, que participaba de uno de los torneos más físicos de Brasil, el Várzea. Sin dinero de por medio, pero con la gloria como objetivo, allí los jugadores buscan coronarse en un torneo que te entrega el prestigio del barrio.

Durante un encuentro ante “Marmajo”, el pequeño Gabriel Jesús, fue la figura. “Recuerdo que todos los jugadores me miraban antes del partido como “‘Quién es este pequeño niño? ¿Es una broma?'”, comenta el delantero de 20 años en la carta que escribió en The Players Tribune. Claro, él era el único menor de edad entre los jugadores.

En su primer contacto con la pelota, armó una jugada fantástica, dejó a su marca en el camino y definió para el gol. “Recuerdo que ahí todos comenzaron a mirarme como ‘Bueno muchacho, haremos de tu vida un infierno'”.

Así que comenzaron a hacerle faltas cada vez que tocaba el balón, incluso, uno de los rivales lo amenazó: “Voy a romperte las piernas si vuelves a driblearme así”. Pero esto no lo detuvo y volvió a hacerlo: “Fue como en la NBA. Le partí los tobillos. Los hice caer sobre su propio trasero”.

El show de lujos terminó con un pase sin mirar al estilo Ronaldinho que sirvió de asistencia para el 2-2 final y el posterior triunfo por penales de su equipo. Entre los festejos, el defensor del otro equipo se acercó a él y le dejó en claro lo que sucedería minutos después: “Te dije que te iba a romper las piernas. Te veo en el estacionamiento”.

Su tez morena se volvió pálida y el miedo se apoderó de su pequeño cuerpo. Su habilidad para derribar rivales con una pelota no era para nada proporcional a la que tenía para derribar contrincantes en una pelea callejera. Pero por suerte para él, sus compañeros lo rodearon y evitaron que los huesos de sus piernas se rompan. La pelea quedó en el olvido.

Finalmente, Gabriel Jesús, fue fichado por el Palmeiras y en 2016 transferido al Manchester City, en donde juega actualmente bajo la dirección técnica de Josep Guardiola. Y hasta hace un tiempo aquel episodio era una divertida anécdota. Pero todo cambió hace un año.

El futbolista voló a Brasil en diciembre pasado para celebrar Navidad junto a su familia. Allí aprovechó para realizar unos trámites en el banco en donde se encontró con un viejo conocido.

“Dejé mi auto en el estacionamiento del banco y el hombre que entregaba los tickets en la pequeña cabina me resultaba familiar…

Él me miraba como si me conociera.

Me alcanzó el ticket.

Pero seguía mirándome.

Entonces dice ‘Hey, ¡pequeño niño, pequeño niño!’

Me giré para ver si se refería a mí.

Me dice ‘¿Te acuerdas de mí? The Várzea, hermano. Iba a romper tus piernas.

Yo estaba como ‘Oh mi dios’. No sabía qué iba a hacerme.

Entonces dice ‘Hombre, realmente iba a romper tus piernas. ¿Puedes creerlo?’.

Y yo estaba intentando calmar la situación. “Vamos hermano, no ibas a hacerlo. Sé que estabas bromeando”.

Entonces dice, ‘No hermano. No. Realmente iba a romperte las piernas. Y ahora juegas para mi equipo preferido. Te amo hermano. ¡No puedo creerlo! ¿Puedes imaginar si te hubiese roto las piernas?’ Nos reímos y nos tomamos una foto”.

 

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco