Connect with us

Fútbol Internacional

Ex goleador de la Premier dice tener problemas cerebrales por meter muchos goles de cabeza

El inglés Alan Shearer, máximo goleador histórico de la Premier League, admitió que sus problemas de memoria podrían estar vinculados a su especialidad: el cabezazo. La gran cantidad de veces que impactó la pelota con la cabeza a lo largo de su carrera tendría relación con sus problemas de salud, según se desprende de la serie de pruebas neurológicas que le realizaron.

El ex jugador de 47 años cree que su demencia vascular está asociada a los remates de cabeza efectuados durante los 20 años que estuvo ligado al fútbol profesional. “Por cada gol que anoté de cabeza marqué mil en los entrenamientos, eso me pone en riesgo si es que hay un vínculo entre ambos factores. Es un deporte duro y brillante, pero hay que estar seguros de que no sea un juego mortal”, aseguró al medio Daily Mirror.

“Cuando uno se convierte en profesional, se espera tener más tarde problemas de espalda, rodilla o tobillo. Pero jamas pensé que el fútbol estaría ligado a enfermedades cerebrales”, explicó el ex jugador de Southampton, Blackburn Rovers y Newcastle con los que anotó 260 goles en 18 temporadas, récord aún vigente.

El máximo goleador de la historia de la Premier League padece pérdida de memoria y se está haciendo pruebas neurológicas para un documental de la BBC. “Hay que estar seguros de que el fútbol no sea un juego mortal”, aseguró

Además, el delantero que disputó el Mundial de 1998 y anotó 30 goles en 63 partidos con su selección se mostró crítico ante las autoridades del fútbol por no darle trascendencia: “No hay investigaciones hechas, ellos tapan todo. El fútbol debe observar y cuidar a sus ex jugadores que sufren demencia, no pueden dejarlos de lado”.

En febrero, la University College London Hospital y el Hospital Británico de Neurología y Neurocirugía realizaron un estudio en el que quedaron demostrados los riesgos de contraer enfermedades neurológicas que sufren los futbolistas que más emplean el recurso del cabezazo.

En septiembre de 2016, un estudio de la universidad escocesa de Stirling demostró que el juego de cabeza en el fútbol podía tener un impacto significativo en las funciones de memoria y del cerebro.

En 2014, un grupo de padres presentó ante en el tribunal estatal de California una demanda contra varias organizaciones, incluida la FIFA, por “negligencia y descuido” en el tratamiento de lesiones cerebrales o contusiones producidas al golpear el balón con la cabeza por lo que, al año siguiente, la Federación de Fútbol de los Estados Unidos (USSF) decidió prohibir que todos los menores de 10 años golpeen el balón con la cabeza y dictaminó que aquellos entre 11 y 13 años deberán limitar los cabezazos en los entrenamientos. (Infobae)

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional