Connect with us

Más de Honduras

¿Dónde están? ¿Qué Hacen?, Néstor “Toto” Fernández

Al uruguayo Néstor Javier “Toto” Fernández Martiniano, muchos le recuerdan por su entrega y coraje en el terreno de juego, llegó al Club Motagua a mediados del torneo 1992-1993 (vigente campeón), con la fama de ser un buen atacante, de buena definición, pero en el camino el que sería su nuevo entrenador, el brasileño Roberto Abrussezze lo pondría de contención y hasta de defensor, cambiándole su vida en Honduras, donde además jugó para el Vida y los “pumas” de la Universidad. Actualmente reside en su natal, Uruguay, donde tiene un negocio de ropa, pero no olvida su pasión el fútbol, jugando con los veteranos del famoso Peñarol de Montevideo.

POR: GEOVANNI GÓMEZ

¿Qué recuerdos tiene de Honduras?
Los recuerdos de Honduras los mejores de mi vida, porque pasé momentos imborrables.

¿De dónde venía al llegar a Motagua?
Jugué 8 años en Peñarol, luego salí campeón de la B con el Tanque Sisley y en Sportivo Italiano.

Con el Motagua de la temporada 1992-1993: Jorge González, Carlos Matamoros, Saturnino Norales, Ramón “Monchín” Rodríguez, Marvin “Mango” Henríquez y Renán “Chimbo” Aguilera. Agachados: Fabricio Pérez, Edgar Sierra, Néstor “Toto” Fernández, Ramón Romero y Oscar Duarte.

¿Lo mejor y lo peor en Motagua?
Lo mejor fue vestir esa camiseta llena de gloria y dejar todo dentro del campo porque la hinchada se lo merecía, mientras lo peor fue dejar al club, me dolió mucho.

¿Cómo se sintió en el Motagua?
En Motagua al principio me costó adaptarme, pero pasó un tiempito y me sentí como en casa.

¿Qué amistades perduran del Motagua?
Tuve la suerte de llevarme bien con todos mis compañeros, los que jugaban o no, con los del cuerpo técnico y a todos los respetaba y los apreciaba.

“Toto” Fernández junto a su paisano Álvaro Izquierdo.

¿Recuerda su debut en Honduras y por qué?
Mi debut fue contra Petrotela y lo recuerdo como si fuese ahora, porque perdimos 2 x1 y yo hice el gol.

¿Vino de delantero, terminó hasta de defensor?
Al Motagua fui como número 9, pero yo no era del paladar del entrenador brasileño Roberto Abrusezze y me puso contra Marathón en San Pedro Sula de contención, y me hizo un favor porque jugué bien.

¿Qué recuerdos tiene de Abrusezze?
Abrusseze quiso jugar muy ofensivo y nos terminó perjudicando, lo que si le reconozco que los trabajos en el campo de coordinación y espacios reducidos eran muy buenos.

¿Un Motagua lleno de uruguayos?
No los he visto más, al único fue a Álvaro Izquierdo, a quien saludé en una comida con ex jugadores de Peñarol, tenía muchos años de no verlo.

Con su compatriota Fabián Tejera en los pumas de la Universidad.

¿Qué hizo después del Motagua?
Jugué seis meses en Guatemala en Sacachispas. Regresé a Honduras para jugar con el Vida de La Ceiba, donde tuvimos una muy buena campaña ganando el clásico al Victoria 2 a 1 con gol de Jorge Pineda, un gran jugador y muy buena persona.
También jugué en la Universidad que dirigía Miguel Escalante. Luego me vine a Montevideo, porque mi querida madre estaba muy mal de salud y regresé a jugar a dos equipos del interior de mi país.

¿A qué se dedicó después del fútbol?
A las ventas, ahora tengo una tienda de ropa.

¿Se siente aficionado del Motagua de Honduras?
Al Motagua lo llevo en mi corazón, es un sentimiento grande mientras al Vida lo quiero también, pero un poquito menos.

¿Juega en liga de veteranos?
Juego con el Peñarol Señor desde hace 15 años.

¿Su mejor partido en Honduras?
Mi mejor partido fue contra el Olimpia que lo dirigía Chelato Uclés, ese lo perdimos 3 x 1 pero en lo personal, por lo que dijo Chelato y Abrusezze me fue bien.

También fue parte de los rojos del Vida, junto a José Luis López, Geovanni Arzú.

¿Su mejor gol?
El mejor gol fue contra Platense en el minuto 44 del segundo tiempo, ganamos 2 x 1 y clasificamos a la liguilla.

¿El mejor rival, equipo y jugador hondureño?
El mejor rival y el más difícil por supuesto que es el Olimpia, eran los que me gustaban jugar. En Honduras habían muy buenos jugadores, por suerte nunca tuve que marcar a César Obando, solo en las prácticas, allí nunca lo pude parar. Recuerdo a Cristian Santamaría, un gran jugador.

¿Qué directivos recuerda del Motagua?
De los directivos, recuerdo que al llegar a Honduras charlé con Pio Voto, también recuerdo a Edy atala, no tengo palabras para agradecerles lo que me apoyaron en los momentos difíciles que en el club.

¿Algún mensaje a la afición del Motagua?
A la afición azul le digo hoy que yo pude haber jugado bien, mal o regular, pero dejé todo dentro del campo y dejaba el alma en cada jugada, no tengan dudas de ello, tengo gratos recuerdos de esa gran afición motagüense.

¿Algún agradecimiento especial?
No quiero dejar pasar esta oportunidad de agradecerle eternamente al profesor Ramón “Primitivo” Madariaga todo lo que me apoyó sin ningún interés, es un tipo honesto que en las malas me ayudó cuando en lo deportivo no me iba bien.

Néstor “Toto” Fernández no olvida Honduras, especialmente al Motagua.

 

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras