Connect with us

De Todo Un Poco

La regeneración exprés de Lopetegui en España

Hace apenas un año la selección española era un equipo demolido y con una hinchada deprimida, pero hoy, de la mano de Julen Lopetegui, el combinado nacional y su afición vuelven a creer.

Fue una “regeneración exprés” si se tiene en cuenta dónde estaba la selección española hace apenas 12 meses. Venía de quedar eliminada en octavos de final de la Eurocopa de Francia 2016 cuando dos años antes ya había sido apeada del Mundial de Brasil en la fase de grupos. Y en ambas defendía título.

Fue un duro baño de realidad, un ocaso anunciado y finalmente constatado. El final abrupto de una generación que fue perdiendo progresivamente piezas tan valiosas como Carles Puyol, Xavi Hernández, Xabi Alonso o Iker Casillas. No se adivinaba un futuro próspero a largo plazo mientras en la hinchada cundía cierta desafección.

Por el camino también se quedó Vicente del Bosque, el seleccionador que llevó a España a lo más alto con las conquistas de un Mundial y una Eurocopa en 2010 y 2012, respectivamente. Pero él también se agotó y su adiós fue seguramente más triste de lo merecido.

Tras un breve casting de técnicos diversos, la Federación Española encomendó a Lopetegui el difícil camino de la regeneración. Se trataba de un hombre de la casa, con una buena experiencia en las divisiones inferiores de la selección, pero que llegaba de fracasar estrepitosamente en el Porto. Llegó con no pocos recelos.

Pero lo cierto es que el técnico vasco logró en un apenas un año revertir lo que parecía un sino incómodo. Lo hizo con poco ruido, valorables aportaciones técnicas, apuesta decidida por un modelo reconocible de fútbol y buena gestión del talento.

España está a las puertas de clasificarse a un nuevo Mundial a falta de dos jornadas para finalizar la fase de grupos. Sumó 22 de los 24 puntos en disputa y su recorrido incluyó el reciente triunfo 3-0 ante Italia en un partido que por momentos recordó a la mejor España de Del Bosque o Luis Aragonés.

En su breve trayecto, Lopetegui logró implicar a los futbolistas más veteranos -Sergio Ramos, Gerard Piqué, David Silva, Andrés Iniesta o Sergio Busquets- y reforzó su confianza en jugadores que conocía de las divisiones inferiores -Isco, Dani Carvajal o Koke-, al tiempo que sostuvo su apuesta por el joven Marco Asensio, un jugador al que llamó para la selección incluso cuando no era titular en el Real Madrid.

Lopetegui no sólo se limitó a alinear, sino que durante su trayectoria enseñó que prepara meticulosamente los partidos y que posee un amplio repertorio técnico. Así, en la fase de clasificación España supo jugar -y generalmente bien- con dibujos varios: un punta, sin delanteros, tres defensas…

“Tenemos que intentar buscar soluciones ofensivas en determinados partidos, jugar así nos da alternativa de poder jugar de otra manera, manejar varias maneras de jugar sin cambiar el estilo que lo marcan los futbolistas”, reseñó tras su amplia goleada 8-0 del martes en Liechtenstein.

Por supuesto, todavía falta un amplio camino para comprobar si la actual selección española es equiparable a la de hace seis años, pero al menos Lopetegui ya enseñó que formó un equipo dispuesto a competir. Lo siguiente será ver si le alcanza no sólo para disputar los títulos, sino para ganarlos.

Es curiosa la paradoja respecto a hace un año. Entonces, a la federación española le faltaba una selección ilusionante y tenía un presidente, Ángel Villar. Hoy dispone de un equipo con la moral regenerada, pero no tiene cabeza rectora.

 

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco