Connect with us

Fútbol Internacional

Dembélé presentado en Barcelona

Barcelona presentó hoy a su nuevo fichaje, el francés Ousmane Dembélé, quien aseguró que llega al club azulgrana con el objetivo de “aprender”.

Fue un acto que comenzó entre el caos y los gritos de “dimisión” al presidente azulgrana, Josep María Bartomeu, después de que el evento se retrasara cerca de dos horas.

“Estoy contento de estar en Barcelona y doy las gracias al club por haberme traído aquí. He venido a ganar todos los títulos posibles. El objetivo primero es integrarse y ganar trofeos”, fueron sus primeras palabras públicas.

Casi 20.000 seguidores del Barcelona acudieron al Camp Nou para ver a su nuevo ídolo, por el que la entidad española pagó 105 millones de euros (unos 125 millones de dólares) y 40 millones de euros más en variables para convertirse en el segundo traspaso más caro de la historia del fútbol.

Sin embargo, los hinchas se impacientaron al ver que el acto se retrasaba porque, según Barcelona, no llegaba el tránsfer al haber un desacuerdo imprevisto entre el futbolista y su club de origen, el Borussia Dortmund, en la liquidación de su contrato.

Durante el tiempo de retraso, la indignación de los hinchas fue en aumento y en varias ocasiones se escucharon gritos de “dimisión” para Bartomeu bajo un sol abrasador.

Consciente del enfado de los seguidores, el propio Dembélé decidió entrar en la grada durante unos instantes vestido de traje para saludar a varios hinchas.

Más tarde, casi dos horas después de lo anunciado, el futbolista francés posó con su nueva camiseta y el dorsal “11” que llevará si cumple las cinco temporadas firmadas con Barcelona.

“Uno de mis sueños se cumplen, jugar en  Barça. Mi objetivo es integrarme aquí. Mi objetivo es aprender de los mejores jugadores del mundo como Messi y como Suárez. Vengo al mejor club del mundo con los mejores jugadores del mundo”, dijo después ante los medios.

Ahora comienza un camino complejo tras la extraordinaria cantidad pagada por su club.

“No me pone presión. Es el mercado de los tránsfers que se ha vuelto un poco loco. Tengo 20 años, yo trato de ayudar a mi equipo, pero no le doy más importancia”, declaró.

Por lo pronto, renunció a cualquier comparación con su antecesor, el brasileño Neymar. “No estoy aquí para sustituir a Neymar. Yo voy a dar todo para el equipo, pero el Barça necesitaba un jugador en esta posición. Mi objetivo es aprender”, observó.

Finalmente, se refirió a la larga espera para completar su fichaje: “Todo ha terminado bien y las dos partes se han mostrado contentas, yo también”.

 

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional