Connect with us

Más de Honduras

Philippe Moggio: “Copa Oro será la nueva imagen positiva de la Concacaf”

El nuevo Secretario General de la Concacaf, el colombiano Filippe Moggio, está ante su primera gran prueba, la decimocuarta edición de la Copa Oro, competición emblemática del fútbol de selecciones de la región y está convencido de que la misma reflejará la nueva imagen “positiva” de la entidad.

Los casos de corrupción a todos los niveles de la organización, que incluyen a varios expresidentes, escándalos arbitrales, desigualdades abismales entre equipos que conforman la Concacaf, entre otros muchos problemas, afectaban a la organización a la que Moggio llegó en mayo de 2016 con la urgencia de dar soluciones.

Todo un reto que el colombiano de 44 años aceptó con el convencimiento que también dentro de la organización había un grupo de profesionales de gran valor dispuestos a trabajar más duro que nunca para superar un sinfín de obstáculos.

“Ha sido un año muy complicado, de mucho trabajo, de transición, de reorganizar la administración, de seguir implementando una reforma bastante profunda a nivel de nuestros estatutos”, subrayó Moggio en entrevista telefónica con Efe.

“Esa implementación será una realidad porque para eso llegué”, aseguró.

Moggio recordó que es un profesional que no tenía nada que ver con el deporte del fútbol, aunque llegaba del mundo de la NBA en Latinoamérica, y esa era la mejor demostración de que la Concacaf quería cambiar por completo la manera de hacer las cosas.

“Mi llegada abrió las puertas a la diversificación del talento que trabaje con la organización a través de la incorporación de diferentes profesionales a nivel financiero y legal que nos están ayudando a poner los mejores procesos administrativos internos”, señaló Moggio.

“Tenemos un nuevo director legal y el compromiso completo de sacar adelante todas las reformas de buena gestión y transparencia”.

El directivo destacó que el primer gran paso dado fue la manera en que se trabajó con la organización de la Copa América Centenario 2016, punto de inflexión que ayudó muchísimo a la nueva Concacaf.

“Nos permitió voltear un poco todo lo negativo vivido anteriormente dentro de la organización y nos abrió las puertas a mirar al futuro con un enfoque exclusivo al mundo del fútbol y ponerlo siempre por delante de cualquier otro interés. Esa es la estrategia y la misión en la que estoy comprometido a sacar adelante junto con un equipo maravilloso de personas y profesionales”, dijo.

Las primeras alegrías ya se están teniendo: antes de la jornada inaugural de la Copa Oro, este viernes, se conoció que la venta de entradas para los partidos supera la cifra de 250.000, por lo que se espera récord de asistencia al torneo en el que participan 12 selecciones nacionales, en 13 sedes y 14 estadios.

“No tengo ninguna duda que vamos a tener una Copa Oro ejemplar, algo vital para nosotros, dado que es la competición emblemática y de la que dependemos económicamente para cumplir con todo el desarrollo que queremos llevar a cabo dentro de la región”, destacó.

“Nuestros objetivos son los de seguir creciendo, habrá más equipos en la próxima edición, y pensamos elevar cada vez más el nivel de competición”, arguyó.

Moggio fue categórico cuando reiteró que al tratarse de la plataforma más fuerte que tienen a nivel de competición de selecciones, también buscan conseguir el máximo de beneficio económico con el torneo y por eso se llevá a todos los rincones de Estados Unidos donde hay aficionados de los países de la Concacaf.

Moggio es consciente que no solo hay que llegar a los aficionados con buenos partidos, sino también con una organización ejemplar y que el factor arbitral, tan polémico en las anteriores ediciones, muestre nivel de más calidad y sobre todo libre de “sospechas”.

“Estamos muy comprometidos con desarrollar el arbitraje en toda la región y por eso elegimos a un nuevo director, además de tener una comisión y un comité muy enfocado en trabajar con plataformas de capacitación que nos permitan establecer una mayor base de profesionales a los que podamos seleccionar”, explicó Moggio.

El dirigente recordó que no sólo será la Copa Oro la que centre la atención de su gestión en la Concacaf, sino que otros torneos, como la Liga de Campeones, ha establecido un nuevo formato y también habrá ampliación de 24 a 31 clubes participantes.

“Todo lo anterior con una coordinación supervisada de los aspectos competitivo, comercial, con la incorporación de nuevos patrocinadores, y la venta de los derechos de televisión”, subrayó Moggio.

“Ahora nadie decide de manera individual, todo se hace bajo el más estricto apego a las regulaciones oficiales establecidas”.

En cuanto a una posible fusión con la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) para unificar competiciones, Moggio dijo que su organización quiere seguir trabajando independientemente en el desarrollo de las suyas, incluida la fase de clasificación a la Copa Mundo.

“Obviamente, podemos colaborar muy bien con la Conmebol como lo hicimos en la Copa América Centenario, o en otras oportunidades que se nos presenten de cara al futuro”, valoró Moggio, quien se mostró partidario de ampliar a 48 el número de selecciones que puedan ir al Mundial porque eso daría más plazas a su organización, que actualmente tiene tres fijas y un repechaje.

Moggio destacó por último el desarrollo de la Liga Profesional de Fútbol de Estados Unidos (MLS), competición que cada vez tiene más nivel, interés, inversores y aficionados, algo bueno para todos, especialmente para la Concacaf. EFE

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras