Connect with us

Automovilismo

Prost, el más laureado en Austria; donde nadie ganó más veces que McLaren

El francés Alain Prost, cuádruple campeón mundial de F1, es, con tres triunfos, el piloto más laureado en el Gran Premio de Austria, donde nadie ha ganado tantas veces como McLaren, escudería emblemática que atraviesa la mayor crisis de su historia y que acaba de sumar en Baku sus dos primeros puntos del año, gracias al español Fernando Alonso.

Prost, ganador del campeonato en 1985, 86, 89 y 93, ahora en funciones directivas en la escudería Renault -y cuya segunda mejor marca histórica de triunfos en Fórmula Uno (51) mejoró el año pasado el inglés Lewis Hamilton, triple campeón, elevándola entretanto a 56-, ganó tres veces en el circuito de Estiria. Sede este fin de semana de la novena de las 20 pruebas del Mundial y en la que la escudería del asturiano Alonso, doble campeón mundial (2005 y 2006, con Renault), inmersa en su tercer año de ‘via crucis’ deportivo, es, curiosamente, la que más victorias festejó: seis.

Austria albergó su primer Gran Premio en 1963. Una prueba ganada por el australiano Jack Brabham (Brabham-Climax) y que se disputó en el viejo circuito del campo de aviación de Zeltweg, no incluida en el Mundial de F1, en el que debutó al año siguiente. Con triunfo del italiano Lorenzo Bandini, que logró, con Ferrari, su única victoria en la categoría reina del automovilismo, tres años antes de morir a causa de un terrorífico accidente en el Gran Premio de Mónaco.

A tan sólo dos kilómetros de esa pista, en Spielberg, se alzó en 1969 el actual circuito, cuyo primer nombre fue el de Österreichring y que albergó de forma ininterrumpida, desde 1970 hasta 1987, el Gran Premio austriaco. En una pista de 5.911 metros a la que en 1977 se le añadió una ‘chicane’, ampliándola a 5.942, como reacción al accidente mortal del estadounidense Mark Donahue dos años antes.

Fue precisamente en ese periplo, abierto con victoria del belga Jacky Ickx (Ferrari) en 1970 y que se cerró con triunfo del inglés Nigel Mansell (Williams-Honda) en el 87, cuando llegaron los tres triunfos de Prost.

El ‘Profesor’ ganó por primera vez en Austria en 1983, con un Renault, y se impuso de nuevo en 1985 y 1986, con un McLaren-Porsche, el mismo monoplaza con el que fue (único) profeta en su tierra Niki Lauda, mito vivo de la Fórmula Uno, en 1984: el año en el que el genio vienés capturó su tercer título mundial, después de los dos (1975 y 77) que ganó con Ferrari.

El brasileño Emerson Fittipaldi (Lotus-Ford) había ganado en 1972, temporada en la que firmó el primero de sus dos títulos; y el argentino Carlos Reutemann (Brabham-Ford) lo hizo en 1974 (el de la segunda corona del anterior). El sueco Ronnie Peterson (73 y 78, Lotus-Ford) y el australiano Alan Jones (77, con Shadow-Ford; y 79, con Williams-Ford) también se convirtieron en dobles ganadores en el Österreichring.

Tras diez años de ausencia y después de ser sometido a una severa remodelación, a mitad de los años 90, el circuito de Estiria volvió a la Fórmula Uno en 1997, en el rebautizado A-1 Ring. Modernizado y más seguro, gracias a escapatorias inexistentes anteriormente, y con una pista de 4.319 metros. En la que ganó el canadiense Jacques Villeneuve (Williams-Renault) la temporada que festejó título.

Y fue en este periplo -tras la citada victoria de Lauda y dos de las tres logradas por Prost- cuando llegaron los otros tres triunfos en Austria de McLaren, escudería de la que se acaba de desvincular del todo el inglés Ron Dennis. Que, con algún que otro claroscuro, festejaría, en puestos directivos, los mayores éxitos de la misma.

El finlandés Mika Hakkinen, que ganó en 1998 (cuando capturó la primera de sus dos coronas, seguidas) y en 2000; y el escocés David Coulthard, que lo hizo en 2001 -tras haber sido cuatro veces consecutivas segundo- triunfaron en Austria con un McLaren-Mercedes.

El alemán Michael Schumacher, el hombre-récord de la Fórmula Uno, ganó en 2002 -cuando hubo una nueva remodelación, que dejó la pista en 4.326 metros-. Con escándalo incluido, derivado del cambio de puestos ordenado desde boxes que dejó segundo a su colega brasileño Rubens Barrichello, cuando pilotaba hacia la victoria.

El ‘Kaiser’ -siete títulos y 91 victorias- también se inscribe entre los dobles ganadores en Austria, ya que repitió triunfo un año después, justo antes de que las leyes ‘anti-tabaco’ de la Unión Europea acabaron dejando a la bella república alpina fuera del calendario de la F1.

En 2004, Dietrich Mateschitz, propietario de Red Bull, compró el circuito, en el que pretendía instalar un gran centro del deporte del motor. La idea chocó con leyes de protección medioambiental, el proyecto se frenó y en 2011 se produjo la reapertura de la pista, ya con su actual nombre, Red Bull Ring, y de 4.318 metros.

En 2014 regresó al calendario de la Fórmula Uno. Y desde entonces, paradójicamente, se convirtió en un ‘circuito Mercedes’. Escudería en la que, no obstante, mandan mucho sus dos directores austriacos: Toto Wolff y Niki Lauda.

Las ‘flechas de plata’ ganaron el Gran Premio de Austria en 2014 y 2015 gracias al alemán Nico Rosberg, retirado tras anotarse el Mundial el año pasado, cuando se impuso Hamilton, que este fin de semana prolongará su pugna, más que deportiva -después del incidente de Baku y su consiguiente polémica- con el alemán Sebastian Vettel. Que encabezó el periplo triunfal de Red Bull (2010-2013) y que ahora busca el título para Ferrari, liderando el certamen con 153 puntos, con catorce de ventaja sobre Hamilton. EFE

Deja tu comentario

Recomendamos - Automovilismo