Connect with us

Fútbol Nacional

La fatídica tarde del “Chocolate” Flores

Justamente hoy 1 de julio del 2017 se cumplen 16 años de la derrota histórica de Honduras en el estadio Nacional a manos de Costa Rica, país que tenía 40 años sin ganar en el viejo estadio capitalino.

Dicho partido fue clave para la eliminatoria rumbo a Japón y Corea 2002, ya que Honduras venía de golear 3-1 a México en el estadio Olímpico de san Pedro Sula, pero tuvo la desdicha de perder a su portero titular Noel Valladares por acumulación de amarillas, por lo que el seleccionador Ramón Maradiaga tenía que jugársela con un sustituto.

La prensa y la afición pensaba que el elegido sería el joven Junior Exequiel Morales, quien venía destacando en el Real España y era el segundo a bordo en la bicolor, pero sorpresivamente el seleccionador se decantó por la experiencia de Milton “Chocolate” Flores quien tuvo una tarde para el olvido especialmente en los primeros dos goles, con salidas lamentables que ayudaron a los ticos. La decisión estaba tomada, no fue la mejor, pero había que tomar riesgos y en esa ocasión las cosas salieron mal, esos puntos al final faltaron para ir al mundial de Japón y Corea 2002.

José Luis “Flaco” Pineda y Milton “Jocón” Reyes, marcan al tico Mauricio Solís.

EL PARTIDO
En un lleno impresionante solo visto en la hexagonal a España 1982 y con sobreventa de boletos inició el partido bajo las órdenes del juez colombiano Oscar Ruiz.

Fueron los ticos que se sentían como en casa, la planeación de su entrenador, Alexandre Borges Guimaraes daba frutos casi de inmediato, ya que a los nueve minutos en el primer gran error del “Chocolate” Flores fue aprovechado oportunamente por el internacional Paulo César Wanchope ante el enojo de la afición.

Ese gol fue un duro golpe para la bicolor, no se había repuesto del mismo cuando el eterno verdugo catracho, Rolando Fonseca puso el 2-0, marcador que lucía amplio y casi inremontable, pero la reacción local con el apoyo popular no se hizo esperar, cuando Amado Lobo Guevara descontó a los 25 minutos, anotación que hizo revivir al equipo nacional apoyado por su público, hecho que mantuvo la emoción hasta que el propio Guevara puso el 2-2 en forma espectacular con lo que terminaba el primer tiempo.

Ya en la complementaria la visita fue mejor, pero el partido no era fácil, es un clásico centroamericano donde se juega con bravura y emoción, pero en una gran jugada de los ticos fue finiquitada por el mediocampista Mauricio Solís de buena forma en lo que fue un gol lapidario que hundió al equipo de Ramón Maradiaga que miraba como se les escaparon tres puntos que pudieron significar el cupo a Japón y Corea 2002, ya que los ticos por su parte sumaron esos tres puntos y además de romper esa paternidad de 40 años ya firmaban y sellaban el pase al mundial asiático. (GG)

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional