Connect with us

Más de Honduras

México enfrenta al verdugo Arena y a la sombra Trump

Los nombres de Bruce Arena y de Donald Trump no son gratos en la historia futbolera y en la vida nacional de México que este domingo los enfrentará en la sexta jornada del hexagonal de la Concacaf clasificatoria para la Copa del Mundo Rusia-2018.

Como entrenador de la selección de Estados Unidos, Arena fue el autor intelectual de dos de las derrotas en el terreno del fútbol que más hondo han calado en el orgullo de los hinchas mexicanos.

Ambas fueron por 2-0. La primera complicó la clasificación a Corea-Japón 2002; la segunda, la más dolorosa, se dio en los octavos de final de aquel Mundial cuando en México se daba por descontado que los estadounidenses serían un rival a modo.

En México muchos ni perdonan ni olvidan esas derrotas ante Arena, pero no le guardan el rencor que sí se le tiene a otro estadounidense que en los últimos meses ha herido a los mexicanos: Donald Trump.

En noviembre de 2016, Trump se convirtió en presidente de Estados Unidos e impuso una retórica de odio contra México enfocada en tres ejes: la deportación masiva de ilegales a los que se ha referido como delincuentes, la renegociación del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) y el levantamiento de un muro a lo largo de la frontera que ha insistido en que será pagado por el gobierno mexicano.

En enero, cuando Trump asumió la presidencia, Rafael Márquez, líder moral de la selección mexicana, envió a través de la red social Twitter un mensaje para reivindicar el ánimo del país ante el acoso del presidente estadounidense.

“No hay muro capaz de detenernos si creemos en nosotros mismos”, escribió Márquez.

– Acciones contra Trump –

Artesanos mexicanos han capitalizado la furia de los mexicanos contra Trump creando con su imagen piñatas de cartón que se usan en las fiestas y a las que se les pega con un garrote hasta destrozarlas.

También es común ver camisetas con la leyenda “Keep calm and chingue su madre Donald Trump”, rematada con la palabra “Putooooo” que tanto se escucha en los estadios mexicanos cada vez que los porteros visitantes realizan despejes de meta.

Pese a las siete multas –alrededor de 115.000 dólares en total– que la FIFA ha impuesto a la Federación Mexicana de Fútbol por el grito homofóbico de la afición, seguramente este domingo se escuchará el “eeeeeeeh Puto” cada vez que el arquero estadounidense saque la pelota desde su área en el partido ante la selección mexicana.

Arropada por los miles de aficionados futboleros que suelen manifestarse con rechiflas al himno de Estados Unidos y que podrían sacar una ingeniosa pancarta en contra del presidente Trump, la selección mexicana tratará de sumar tres puntos más que la dejen con un pie y medio en el Mundial de Rusia, tras la goleada de la Tricolor ante Honduras por 3-0 el jueves pasado.

El partido entre México y Estados Unidos se jugará en el estadio Azteca –con aforo para 76.000 espectadores– donde Bruce Arena ha perdido tres veces y en el que el nombre de Trump ha sido mencionado con repudio.

– Muro de la fraternidad –

Si bien este domingo, México tendrá enfrente a Bruce Arena y de alguna manera también a Trump, el seleccionador y el presidente no forman un frente común.

Arena se ha desmarcado públicamente de la política migratoria de Trump.

“No creo que muchos americanos estén de acuerdo en prohibir a los musulmanes o a otro grupo de gente basándose en la religión o la raza”, declaró Arena sobre la orden que Trump firmó sobre la llegada de inmigrantes o refugiados a Estados Unidos.

“Me parece triste”, remató Arena quien buscará en un Azteca hostil seguir recomponiendo el camino de Estados Unidos hacia la Copa del Mundo, luego de cosechar una victoria el jueves ante Trinidad y Tobago por 2-0.

El más reciente enfrentamiento entre ambas selecciones fue en la primera jornada del hexagonal, el 11 pasado de noviembre, solo dos días después del triunfo de Trump en las elecciones presidenciales.

Antes del juego, ambas oncenas se unieron en un solo grupo y se tomaron la foto del recuerdo como si fuera un muro de fraternidad para protegerse del odio de Trump.

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras