Connect with us

Boxeo

El juicio por el crimen del boxeador Roberto Larralde

El juicio por la muerte del boxeador Roberto Larralde, ocurrido el 13 de septiembre de 2014, comenzó la Audiencia provincial de León con la constitución del tribunal del jurado, antes de iniciar por la tarde los interrogatorios de los siete acusados en este proceso que durarán toda la semana.

La Audiencia provincial de León ha desestimado todas las cuestiones previas propuestas por las defensas.

En un auto del 3 de octubre pasado, el magistrado-presidente del tribunal del jurado, Manuel Ángel Peñín, cifró hasta en veintitrés los hechos justiciables para dirimir si fue Julio López el que planeó la muerte de Roberto Larralde, induciendo a José Ramón Vega a acometer el crimen, así como los grados de participación en los hechos de la mujer de la víctima y el resto de acusados.

El primero de ellos es si el 13 de septiembre de 2014 José Ramón Vega efectuó varias llamadas al móvil de Roberto Larralde, quedando con él para ir juntos a las proximidades de Santa Olaja de la Rivera (León).

Según recoge el auto, tras verse en el aparcamiento de un hipermercado en la barriada de Puente Castro, en la capital leonesa, la víctima subió a la furgoneta de José Ramón, quien la condujo hasta un paraje a las afueras de Santa Olaja próximo a una gravera en la margen izquierda del río Bernesga.

Una vez allí y cuando Roberto iba andando delante de él, José Ramón, por la espalda y con intención de matarlo, le disparó sobre las 23 horas, le alcanzó en la cabeza y le provocó la muerte casi inmediata.

Otro de los hechos es si la muerte de Larralde había sido encargada a José Ramón por Julio López Díez, empresario de la madera como él y con el que tenía amistad.

Asimismo, se juzgará si la decisión de Julio López de dar muerte a Roberto Larralde por medio de José Ramón vino motivada por la relación sentimental que desde hacía unos meses había iniciado con la también acusada Miriam Caballero Jiménez, esposa de la víctima.

También se tratará de dirimir si en el encargo de Julio a José Ramón para dar muerte a Roberto Larralde, el primero actuó de común acuerdo con Miriam Caballero, planificando ambos el crimen.

El juicio oral también dirimirá si Julio López contó en la planificación del crimen con la ayuda necesaria de Froilán Álvarez Silvano, quien por su profesión de detective privado le proporcionó asesoramiento acerca de los terminales telefónicos.

También se intentará averiguar si Julio López contó con la colaboración necesaria de Carlos Heli de la Red Cerezal, empleado suyo, y a quien supuestamente le encargó que recogiera el móvil de José Ramón la noche del crimen.

Este encargo tendría el objetivo de impedir la localización de éste en el momento del hecho para devolvérselo horas más tarde a José Ramón en el bar Granada.

Una acción que, según el auto, fue realizado por Carlos Helí conociendo las intenciones de Julio de matar al boxeador.

Los veintitrés hechos justiciables tratarán de dirimir la implicación o no en el crimen de cada uno de los acusados, de concretar cuál fue su papel y grado de participación en la muerte violenta de Roberto Larralde, y de averiguar cómo se consiguió el arma utilizada en el crimen.

Todos podrían constituir un delito de asesinato, así como de tenencia ilícita de armas por los que la Fiscalía solicita un total de 109 años de prisión para los siete acusados.

Larralde, que contaba 37 años cuando fue asesinado, acababa de regresar al ring tras un paréntesis en su carrera y tenía previsto probar suerte en la categoría de los pesos pesados.

Albañil de profesión, era miembro de una familia de un conocido clan de mercheros asentado en León y en otras ciudades de Castilla y León.

Deja tu comentario

Recomendamos - Boxeo