Connect with us

Fútbol Nacional

VÍDEO: El desgarrador pedido de ayuda del piloto de Chapecoense antes de estrellarse

Tres días después del accidente cerca de Medellín del avión de Lamia, en el que viajaba el club brasileño de fútbol Chapecoense, que dejó 71 muertos y 6 supervivientes, ha salido a la luz el audio inédito de las comunicaciones entre el piloto del avión accidentado, Miguel Alejandro Quiroga,y la torre de control del aeropuerto internacional José María Córdova.

Según las conversaciones, el desastre podría haber sido causado por una falta de combustible y un error en la comunicación del capitán de la aeronave con los controladores. El vuelo sí alcanzó a declararse en emergencia por problema de combustible y de falla eléctrica general. Sin embargo, lo hizo sólo segundos antes del desenlace final, lo que habría dejado a la torre de control sin margen de maniobra.

El portal Noticias Caracol ha publicado la grabación de las comunicaciones, en las que en el minuto 4:10 el capitán de Lamia dice a la controladora: “India 2933 solicita vectores para acercamiento, señorita”. La operadora le contesta: “atento, tengo una aeronave por debajo suyo efectuando la aproximación y adicional están efectuando una revisión de piso. ¿Qué tiempo tiene para permanecer en su aproximación?”.

El piloto, ya angustiado y desesperado, alerta inmediatamente a la torre de control: “emergencia combustible, señorita. Por eso le pido de una vez curso final”. Y, al cabo de unos segundos, el piloto insiste: “solicito descenso inmediato”.

La operadora inicia una operación de emergencia: empieza a desviar los demás vuelos y cancela otras aproximaciones, para darle prioridad al avión boliviano.

Esta es la transcripción de los últimos segundos:

Capitán Lamia, Miguel Alejandro Quiroga: Señorita, línea Lima Mai está en falla total. Eléctrica total, sin combustible.

Controladora: pista libre y operando por alerta de nave… Bomberos alertados

Copiloto: vectores, decile.

Capitán Lamia: ¡Vectores señorita, vectores a la pista!

Controladora: la señal radar se activa. No lo tengo notificado. Verifique rumbo ahora.

Capitán Lamia: estamos con rumbo 360, 360.

Controladora: con rumbo, vire por la izquierda 010. Procedería al localizador del vor de Rionegro, una milla adelante del vor. Usted se encuentra… correcto… le confirmo, por la izquierda con rumbo 350.

Capitán Lamia: izquierda 350, señorita.

Controladora: sí, correcto, usted está a 0, 1 millas del vor de Rionegro… ¡No lo tengo con la altitud, Lima Mai India!

Capitán Lamia: nueve mil pies, señorita… ¡Vectores, vectores!

Controladora: usted está a 8.2 millas de la pista… ¿Qué altitud tiene ahora?

Controlador 2: ya no contesta…

Controlador 3: ¿ya se estalló?… ahí ya cayó…

Controladora: Lima Mai ¿Posición?

Contolador 3: ya… ya cayó.

Tres aviones querían aterrizar en Medellín

Los medios colombianos han publicado también los testimonios de dos pilotos de otro avión de la compañía Avianca, que volaba a Medellín esa misma noche. Las versiones de estos testimonios indican que al avión que transportaba al Chapecoense le pidieron mantenerse a 21.000 pies de altura, al de Avianca a 19.000 pies y a otro de la compañía LAN a 14.000 pies. Según relatan los pilotos de Avianca, había un avión de la compañía Viva Colombia que había declarado la emergencia antes que el de Lamia, por eso a todos los aviones que querían aterrizar les pusieron a dar vueltas.

”El piloto del avión del Chapecoense le preguntó al controlador aéreo si iba a tener mucha demora para aterrizar y, a los dos o tres minutos, pidió prioridad porque tenía problemas de combustible. Sin embargo, como había dos aviones abajo de él, tenía el turno número tres para aterrizar”, dijo otro piloto sin identificar citado por Caracol Radio.

Acto seguido, agrega el relato, el piloto de Lamia “empezó a hablar desesperado diciendo que “’por favor’ lo dejaran aterrizar y comenzó a descender”. ”El controlador nos sacó a nosotros y al avión de LAN de la trayectoria para que pudiera pasar. El piloto (de Lamia) siguió bajando y nosotros vimos pasar el avión, con luces y todo. Luego dijo que tenía falla total eléctrica porque al acabarse el combustible se le apagaron los motores y el avión quedó a oscuras”, añade.

En el análisis hecho por Upegui de Avianca, este concluye que su colega de Lamia “reportó falla eléctrica total pero no había pedido antes la declaratoria de emergencia para que le dieran prioridad absoluta”.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional