Connect with us

Boxeo

Así es el Boxeo para ejecutivos

Los clubes Fightland son centros dedicados exclusivamente al boxeo, y los primeros que han incorporado en España el White Collar Boxing, un sistema de entrenamiento que procede de EEUU.

César Barbosa de Miguel, copropietario de los clubes Fightland junto a José Luís Serrano, explica que el concepto White Collar Boxing (literalmente Boxeo de Cuello Blanco), se refiere a aquellas profesiones que normalmente se llevan a cabo con traje, en contraposición al ‘Blue Collar’, que hace referencia al tradicional color azul del mono de los trabajadores.

Este sistema de entrenamiento también se conoce como Boxeo para ejecutivos. “Evidentemente no hace falta ser un ejecutivo para practicarlo”, asegura Barbosa, “y en la actualidad se refiere al boxeo para no competidores, es decir, para no profesionales de este deporte”.

DE DÓNDE PROVIENE EL BOXEO PARA EJECUTIVOS

La historia se remonta a finales de los años 80 en la ciudad de Nueva York, cuando varios financieros y abogados de Wall Street decidieron entrenar como boxeadores profesionales en el mítico gimnasio Gleason’s de Brooklyn, recuerda César Barbosa.

La primera pelea organizada fue entre el abogado Richard Novak y el doctor en literatura inglesa David Lawrence quienes, delante de un nutrido público formado por compañeros de trabajo, familiares y amigos, se enfrentaron en un combate para después irse a cenar todos juntos.

Al poco tiempo ya eran decenas los ejecutivos que querían experimentar la sensación de sustituir la corbata de las mañanas por los guantes de boxeo por la noche. Así nació el White Collar Boxing.

BENEFICIOS QUE APORTA

El copropietario de Fightland asegura que, “lo que empezó siendo una actividad para ponerse en forma, perder peso y eliminar estrés, se reveló como un extraordinario sistema de entrenamiento que además reduce la tensión y la agresividad”.

También canaliza el exceso de competitividad e incrementa de forma radical la capacidad de reacción, la confianza y la concentración.

Barbosa explica que con ninguna otra actividad los ejecutivos alcanzaban semejante nivel de desconexión de sus problemas diarios, terminando sus entrenamientos con una sensación de esfuerzo muscular y una descarga de adrenalina que les permite afrontar sus jornadas laborales llenos de autoestima.

EN QUÉ SE DIFERENCIA DEL BOXEO

Los combates de White Collar Boxing o Boxeo para ejecutivos tienen una regulación distinta a la de los del boxeo profesional: se celebran a tres asaltos de dos minutos, con un minuto de descanso entre cada uno y los contendientes pelean siempre con guantes grandes (de 16 o 18 onzas), casco, coquilla y protector bucal. No suele haber ganador ni vencido y la recaudación se destina a fines benéficos.

PRECAUCIONES

César Barbosa afirma que, “para que sea auténtico y genuino White Collar Boxing, sus participantes no deben ser profesionales del boxeo. Ni siquiera tener experiencia previa como practicantes amateurs, de forma que se garantice la mayor igualdad posible”.

En las veladas que organiza Fightland “los luchadores se han entrenado durante ocho semanas, obteniendo no solo la técnica necesaria, sino también la condición física y resistencia que se precisan para subirse a un ring”, afirma Barbosa.

El reglamento particular (casco, guantes grandes, asaltos más cortos, etc.), hace que las lesiones en esta modalidad sean prácticamente inexistentes.

Barbosa considera que “en nuestro país esta disciplina tiene aún todo el camino por recorrer, pero lo que ya tenemos es el entrenamiento específico dirigido a ejecutivos, profesionales y, en general, todo aquel que quiera sentir la pasión y la descarga de adrenalina del boxeo. Y nadie mejor que quienes han peleado en los dos frentes, como ejecutivos y como boxeadores, para saber de qué estamos hablando”. (Cortesía cmdsport.com)

Deja tu comentario

Recomendamos - Boxeo