Connect with us

Fútbol Internacional

Milito se despidió como los grandes del fútbol

Diego Milito tuvo su merecido partido homenaje en el Cilindro de Avellaneda. El Príncipe, que se retiró a mitad de año después de haberle dado a Racing un título luego de 13 años en 2014, recibió el cariño de parte de todos los hinchas de la Academia, que colmaron el estadio para despedir al máximo ídolo de la era moderna del club.

Rodeado de amigos, excompañeros y hasta con la presencia de su hermano Gabriel, a quien el público lo hizo sentir bien visitante, el delantero fue ovacionado desde el momento en que puso un pie dentro del campo de juego y recibió una plaqueta de parte de a dirigencia del club.

En el partido propiamente dicho, se enfrentaron tres equipos distintos: de un lado, con camiseta azul, estuvieron los amigos de Milito, que arrancaron contra el plantel campeón de Racing 2001, vestido de celeste. En tanto, los que ganaron el torneo de 2014 (sin Sebastián Saja, quien no pudo viajar desde Barcelona porque tenía que jugar para Gimnástic) arrancaron todos en el banco de suplentes y entraron en la segunda parte.

El Príncipe comenzó el partido para el equipo azul, dirigido por su hermano Gabriel y Gustavo Costas, mientras que en el otro banco de suplentes está Reinaldo Merlo. A los campeones de 2014, en tanto, los dirigió Diego Cocca, uno de los hombres más ovacionados de la tarde. El resultado final fue 3-1 para los campeones académicos con el hijo del Príncipe, Leandro, poniendo el último gol de una jornada histórica.

Los planteles:
Amigos de Milito: Francesco Toldo, Javier Zanetti, Roberto Ayala, Nicolás Burdisso, Walter Samuel, Iván Córdoba, Leonardo Ponzio, Andrés D’Alessandro, Sixto Peralta, Maxi Rodríguez, Fernando Quiroz, Rodrigo De Paul, Lisandro López.

Racing campeón 2001: Gastón Pezzutti, Martín Vitali, Francisco Maciel, Gabriel Loeschbor, Carlos Arano, Alex Viveros, Adrián Bastía, Javier Lux, José Chatruc, Vicente Principiano, Maxi Estévez.

Tras el encuentro, Diego le habló a los hinchas notablemente emocionado: “Cuando empecé a jugar al fútbol, jamás me imaginé vivir un día como este. La palabra es: GRACIAS. Gracias a mi familia por seguirme siempre, en este sueño que tanto tenía, de ponerme esta camiseta. Agradecer a Genoa, a Zaragoza, al Inter… Gracias a la gente por el cariño. Gracias a la Selección argentina, me siento un afortunado de haber vestido esos colores. Y por último, agradecer a mi amado Racing Club. Me voy con el sueño realizado, con esta camiseta. Les digo con todo mi corazón; muchas gracias. Ustedes son únicos. Gracias”, sentenció el ídolo que dejó una frase para el recuerdo antes de darle la vuelta olímpica final: “Lo mejor que tiene Racing es su gente, no hay dudas. Gracias de verdad. ¡Los quiero!”. (Goal.com)

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional