Connect with us

Baloncesto

Lallana, el gigante argentino que sueña con la selección de baloncesto

El argentino Joaquín Lallana es tan alto que no pasa un día sin que le pregunten si es jugador profesional de baloncesto, y desde septiembre puede decir que sí. Debutar en la Liga Nacional, como explicó a Efe, le posiciona más cerca de cumplir su sueño: llegar a formar parte de su selección.

A este cordobés de 20 años, que jugó hace menos de un mes su primer partido en la Liga local con el Atenas, uno de los mejores equipos del país, le ilusiona llegar a Europa algún día y cita entre sus referentes al español Pau Gasol, con el que, de momento, tiene algo en común: ambos miden 2,16 centímetros.

“Pau Gasol es mi jugador europeo favorito porque jugamos en la misma posición, me sorprendió saber que medíamos lo mismo porque pensaba que él era mucho más alto”, afirmó.

“Me gustaría jugar en un equipo de España o de Italia, por ejemplo en el equipo que juega en España Facundo Campazzo (UCAM Murcia). No sigo mucho la NBA, pero me gustan los Spurs de San Antonio porque ahora juegan Enmanuel Ginóbili, Nicolás Laprovittola y Patricio Garino”, recalcó.

Sin embargo, el sueño europeo aún está lejos para él y asegura que quiere crecer en la Liga argentina hasta cumplir su meta más próxima y ser seleccionado en el equipo nacional.

“Me fascinó Argentina en los últimos Juegos Olímpicos, aunque les faltó mucho. Tiene mucho mérito enfrentarse a semejantes equipos como contra los que jugaron”, resumió el pívot, que prestó especial atención al jugador de los Nets de Brooklyn Luis Scola.

Lallana es consciente de la responsabilidad que supone su estatura en la tradición baloncestista Argentina, que carece de jugadores tan altos, aunque reconoce que su delgada complexión física le da desventaja: se enfrenta a oponentes con un peso superior a sus 83 kilos.

Por eso, su excepcional anatomía es una de las sorpresas esta temporada en la Liga Argentina, sobre todo para el Club Atenas de Córdoba, que, gracias a este pívot, puede presumir de tener al jugador más alto en activo del país.

Llama la atención por su estatura cuando entra en el autobús que toma cada día para entrenarse con ‘los Griegos’, pero la incomodidad de los asientos “merece la pena” para él, porque el baloncesto le “divierte” y es lo que quiere hacer.

“Ahora juego a nivel profesional y me dedico a esto, pero el baloncesto sigue siendo un juego para mí y espero que nunca deje de divertirme”, apuntó.

Con solo 6 años ya competía en el Atenas, cuna de estrellas del baloncesto argentino como el base de la Generación Dorada Leonardo Gutiérrez, los NBA Walter Herrmann y Fabricio Oberto, quien ha entrenado a Lallana en alguna ocasión y a quien considera un ejemplo.

Oberto se marchó a Europa en 1998 donde destacó en el Pamesa Valencia Basket Club, fueron años dorados para el pívot de 2’08, que en 2007 ganó el anillo de la NBA con los Spurs de San Antonio.

Lallana considera que jugar en ligas extranjeras supondría dar un “gran paso” en su vida, pero afirma que tiene un “importante camino que recorrer todavía”.

El joven gigante tuvo que detener su trayectoria porque no tenía cómo ir a las prácticas. Aun así, nunca dejó de lado la pelota y continuó entrenándose en un pabellón cerca de su casa.

“En el aspecto técnico aún tengo que trabajar mucho, sobre todo con la mano izquierda porque no soy muy hábil y a nivel físico lo primordial es aumentar de peso y ganar fuerza”, subrayó el pívot, que está siguiendo una dieta especial con la que ya ha ganado cinco kilos en el último mes.

No está siendo una temporada fácil para los Gigantes Verdes del Atenas, quienes vieron cómo su entrenador, Adrián Capelli, renunciaba tras la cuarta derrota consecutiva del equipo.

El Atenas seguirá luchando por subir posiciones con la vuelta de su anterior técnico, Gustavo Miravet, que retomó el cargo el pasado miércoles.

Los médicos ya avisaron a Lallana de que puede seguir creciendo hasta los 23 o 24 años, lo que haría de él todo un hito en el país sudamericano, cuyo jugador de más estatura fue el fallecido Jorge González que ocupó los primeros puestos de las personas más altas del mundo en su época con sus más que imponentes 2,30 metros.

Deja tu comentario

Recomendamos - Baloncesto