Connect with us

Boxeo

Usyk campeón mundial crucero WBO

El boxeador Oleksandr Usyk (10-0) se ha proclamado campeón mundial crucero WBO al derrotar al ahora excampeón Krzysztof Glowacki (26-1) por decisión unánime, en combate celebrado en la localidad polaca de Gdansk.

El ucranio, que ya fue campeón mundial y olímpico amateur (su excompañero Vasyl Lomachenko le ha acompañado hoy), consigue ahora el máximo cinturón en profesionales.

En la previa habíamos comentado que Usyk era más grande, veloz y técnico que su rival y que su jab ejerce la labor de martillo. Y desde el primer momento demostró todo esto: lanzaba la derecha una, dos, tres y hasta cuatro veces mientras que la izquierda (era un duelo de zurdos) esperaba su turno. En el primer round ésta aterrizó en el rostro del polaco en un par de ocasiones y el boxeador local la notó.

Glowacki, por su parte, pronto se dio cuenta de que no podía dejarse dominar y debía mostrarse ofensivo. En el cuarto round, y aprovechando los huecos dejados por la mano derecha de su oponente, lanzó un par de volados de izquierda que impactaron en el aspirante ucranio. Esto dio lugar a un cambio de escenario, ya que Usyk, durante los siguientes asaltos, se mostró algo menos activo con ese jab y dio un pequeño paso atrás. Así quedaba resguardado de las manos del campeón, pero también su boxeo era menos efectivo.

Pero la antigua estrella amateur es un hombre de muchos recursos para esta categoría y pronto se adaptó a la nueva situación. Repuesto del pequeño susto, que permitió a Glowacki anotarse los rounds 4 y 5, el aspirante comenzó a moverse alrededor de su rival y a realizar ataques seleccionados, lo que le permitió anotarse los siguientes parciales. El púgil polaco parecía cansado, aunque intentaba cazar al ucranio con alguna izquierda que rara vez encontraba su objetivo. Con más corazón que calidad seguía plantando cara e, incluso, algún round como el 9º se le pudo anotar en su casillero.
Lo que parecían signos de fatiga del campeón se multiplicaron en los rounds de campeonato. Oleksandr Usyk, prácticamente intacto, redobló los ataques y realizó su mejor boxeo: movimiento, manos rápidas en el ataque y espectacular paso atrás para evitar los golpes de su rival. Sólo la buena quijada de Glowacki, su corazón y el incansable apoyo del público le hicieron resistir en pie y escuchar la campana final.

Parecía que no había duda sobre el resultado. Hasta el púgil polaco y su equipo, por los gestos, estaban convencidos. Los jueces concedieron una decisión unánime con cartulinas de 117-111 (dos veces) y 119-109. ESPABOX anotó también 117-111. Oleksandr Usyk ya es campeón y ahora veremos si busca unificar la división, donde hay buena competencia, o se ve tentado de subir al pesado. (EuroSport.es)

Deja tu comentario

Recomendamos - Boxeo