Connect with us

Fútbol Nacional

Técnico de Brasil: ¿Neymardependencia? ¡Sí y bienvenida sea por el oro!

Tite, el flamante seleccionador de Brasil, le jaló las orejas a Rogério Micale, el DT del combinado olímpico, cuando éste se declaró abiertamente “neymardependiente”. ¿Quién sino Neymar para guiar a la seleçao al oro en Rio-2016? La verdad, es el astro y 10 alfiles.

“Es inhumano colocar la responsabilidad sobre Neymar”, había dicho Tite cuando Micale sin rubor alguno dijo a los cuatro vientos que quería ser “dependiente” del astro del Barça para alcanzar el oro olímpico que hace falta en el rico palmarés de la verdeamarela.

Los partidos le han dado la razón a Micale, sobre todo los disputados ante Dinamarca, en el cierre de la primera fase y que le entregó a Brasil el liderato del Grupo A después de dos decepcionantes 0-0 con Sudáfrica e Irak, y Colombia, en los cuartos.

Sometida a las balas, la seleçao tenía que rendir ante los daneses un examen de fuego: perder o volver a empatar era enterrarse en el infierno cargando las culpas que nacieron en el vergonzoso Mundial-2014 y ganar simplemente le quitaba la presión por el desastre ajeno.

Sucedió lo segundo con cuatro goles en la mejor presentación de Brasil en lo que va de los Juegos, una cuestión de método que desafió el fútbol pragmático, resultadista y especulativo que se había instalado en el país del ‘jogo bonito’.

En ese partido en Salvador (noreste), el ‘menino’ apareció y lució, obligando a los francotiradores a guardar sus armas.

Su sello estuvo en la elaboración de los cuatros goles y el partido expuso la versión de un Neymar en franca recuperación después del largo periodo de inactividad por vacaciones desde finales de mayo.

– A lo Messi –
Colombia fue una durísima prueba para medir la recuperación de Brasil o determinar si la goleada a los vikingos había sido una mera fantasía. El desarrollo del partido tuvo poco fútbol por la rudeza de los cafeteros, pero mostró a un Neymar centrado frente a la provocación y efectivo cuando tuvo la pelota.

Neymar le puso fin a su sequía en Rio con un golazo de tiro libre -que también tuvo la complicidad de un barrera que se abrió-, que marcó el cierre de 501 minutos olímpicos sin que el ’10’ cantara un gol desde el partido contra Honduras, en los cuartos de final en Londres-2012, un tanto de penal para el 3-2.

Ante los cafeteros también metió un pase perfecto para que Luan marcara el 2-0 final.

“El tiene una experiencia en Europa que nos ha ayudado mucho para asegurar los partidos. Y nos hemos entendido bien en la cancha”, aseguró el atacante Luan, el mejor intérprete del fútbol de Neymar en el once.

El modelo Brasil-olímpico gira en torno al ‘garoto’: los Gabrieles, ‘Gabigol’ y Gabriel Jesús, y Luan corren por delante del ’10’ abriendo espacios para que éste llegue con propiedad al área rival, una función parecida a la que cumple Messi en el Barça.

“Neymar es para esta selección lo que es Messi para el Barcelona”, aseguró Micale.

Y que por el astro brasileño, tercer mejor futbolista del planeta en 2015, pasa todo el juego ofensivo de la auriverde, con pelota o sin ella, una muestra de que el modelo dependiente funciona sólo si hay equilibrio y alfiles que puedan sostenerlo.

Tite no ha vuelto a hablar. ¿Lo aplicará en la selección absoluta? AFP

 

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional