Connect with us

Juegos Olimpicos

Jason Kenny continúa su reinado en la velocidad del ciclismo en pista

El británico Jason Kenny superó a su compatriota Callum Skinner en la final y revalidó su corona de rey de la velocidad en el ciclismo en pista de Rio-2016.

Kenny, el máximo favorito para hacerse con el oro, venció a su rival en dos mangas con unos registros de 10.164 y 9.916 segundos.

El bronce se lo colgó el ruso Denis Dmitriev al batir por la vía rápida al australiano Matthew Glaetzer en la batalla por el tercer y cuarto puesto.

Kenny, de 28 años, suma ya cinco en total, además de una plata en Pekín-2008.

Con estas seis preseas, Kenny se queda a una de la leyenda Chris Hoy (6 oros y una plata) y a dos de Bradley Wiggins, el ciclista y británico con más metales de la historia olímpica, con ocho (cinco oros, una plata y dos bronces). Y todavía puede sumar una más en Rio en la categoría de keirin.

Seguro que Kenny y Skinner, compañeros de habitación en Rio, hablaron de este momento durante horas, imaginando escenarios y elucubrando sobre el resultado final.

Pero la realidad es que este domingo no hubo pelea.

Skinner se había metido en la final tras dejar fuera a Glaetzer, al que todos esperaban al lado de Kenny en la última ronda, pero el británico no pudo seguir el ritmo de su compatriota.

En la primera manga, Skinner partió delante, despacio, estudiando a su contrincante. Acelerando y frenando, intentando poner nervioso a alguien que a lo largo de toda su carrera se ha caracterizado por su temple y su tranquilidad.

Cuando sonó la campana, Kenny aceleró y fue recortando la distancia. Pasaron por la última curva totalmente emparejados pero las sensaciones decían otra cosa. Kenny iba hacia adelante mientras Skinner cedía tiempo y espacio. Así, casi sin sufrir, o por lo menos sin demostrarlo demasiado, Kenny cruzó la línea de meta primero, con un registro de 10.164 segundos, con una espectacular velocidad media de 70,838 km/h.

Pareja de la también medallista de oro y plusmarquista mundial en persecución por equipos el sábado, Laura Trott, Kenny está acostumbrado a machacar a sus rivales. Sin piedad.

Sufrió contra Dmitriev en semifinales, cediendo una de las tres mangas, pero no quiso bromas en ningún momento en la final.

Tras descansar unos minutos, vuelta a empezar. Skinner podía alargar la serie o sucumbir definitivamente y contentarse con la plata. Total, ya había saboreado el oro en la prueba de velocidad por equipos… junto al propio Kenny.

Tras los pasos de Chris 
Con un palmarés mucho más terrenal a sus 23 años, Skinner lo volvió a intentar. Podía despedirse del sueño de la victoria pero estaba decidido a hacerlo con su último aliento.

Y así fue. Para ganar el oro Kenny iba a tener que bajar de los 10 segundos y lo hizo, con un estratosférico 9.916. Skinner se quedó a únicamente ocho centésimas.

Kenny se acostumbró a ganar desde muy joven y nunca dejó de hacerlo. Con 20 años, en Pekín-2008, compartió equipo y oro con Hoy en velocidad por equipos pero no pudo con él en la prueba de velocidad individual, teniendo que conformarse con el segundo puesto. Nunca más, debió pensar. Y así fue.

Nunca más. Desde entonces, se impuso en las dos pruebas de sprint en Londres-2012 y ha hecho lo propio en Rio-2016.

Kenny mira desde abajo ya sólo a Hoy, posiblemente el mejor ciclista en pista de la historia, y a Bradley Wiggins, quien anunció su retirada de la competición al final de la temporada con 36 años. Kenny tiene aún 28 y algún ciclo olímpico más en sus piernas.

Y aún no ha dicho su última palabra en Rio. El martes puede alcanzar a su ídolo en número de oros y de medallas y podría quedarse a una de Wiggins… y de la leyenda. AFP

Deja tu comentario

Recomendamos - Juegos Olimpicos