Connect with us

Más de Honduras

¡Con el corazón en la mano!

Por: Nildo Núñez

MINAS GERAIS, Brasil. – La fiesta de los Juegos Olímpicos sigue después de siete días de haber comenzado y los escenarios, bellísimos todos, siguen con un público que aunque no los llena, es bastante numeroso.

La clasificación de Honduras dejando a Argentina en el camino y la recuperación de Brasil goleando a Dinamarca son el tema de los futboleros, pero solo es uno más, en esta fiesta polideportiva que abarca todas las disciplinas. Michael Phelps sigue acumulando oro, pero ayer, en la misma jornada eliminatoria que quedó en el camino el hondureño Allan Gutiérrez, Phelps entró segundo del chino Li Zuhao en la última serie y la cara de disgusto que puso cuando miró la pizarra mostró que no le gusta perder y que estaba sorprendido por la derrota.

Habrá que ver, qué puede hacer Zuhao cuando se enfrenten en las finales. Hay problemas económicos en la organización y no hubo pasajes para los dirigentes hondureños para el partido en Brasilia, ni tampoco fondos para gastos de hotel, por lo que don Salvador Jiménez, el presidente del Comité Olímpico Hondureño tuvo que quedarse a ver el partido por televisión. Lo mismo para el encuentro contra Corea del Sur, en Minas Gerais. La esperanza es que Honduras gane, entonces jugará por la semifinal aquí.

En contra de lo que se podría esperar, los argentinos son los que más acompañan a sus equipos y llenan los estadios de gritos y de cantos. Su pasión no disminuye por los reveses y alientan constantemente a la albiceleste, ya sea en básquetbol, en volibol, en boxeo y en todo deporte en el que tengan un representante. Se ven muy pocos hondureños, prácticamente ninguno, pero hoy en el estadio Acuático Olímpico cuando corrió Gutiérrez una bandera hondureña le dijo presente al corredor catracho.

Quedan por participar por Honduras, Brenda Baley en lucha, Ramón Pileta en judo, Joel Pavón en pesas, Rolando Palacios en atletismo y Miguel Ferrera con taekwondo, lógicamente enfrentando a fuertísimos rivales, aunque sabemos que los muchachos lucharán con un enorme espíritu.

Pero ellos y nosotros estaremos esperando hoy el partido contra Corea del Sur en Minas Gerais, con el corazón en la mano, para apoyar a esta selección que se fue de casi ignorada y que puede darnos otra satisfacción grande clasificando a la próxima etapa, ¡arriba catrachos!

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras