Connect with us

Fútbol Nacional

Javier Mascherano, uno de los privilegiados en conseguir dos Medallas de Oro

Javier Mascherano nació para vestir la camiseta de la Selección argentina. Tenía sólo 19 años cuando recibió la convocatoria de Marcelo Bielsa para formar parte de un amistoso ante Uruguay, que se disputó el 16 de julio de 2003. en el marco de la inauguración del Estadio Único de La Plata. El Jefecito se había lucido en varios seleccionados juveniles, pero el sueño de la Mayor le llegó antes de lo pensado, incluso previo a su debut con la camiseta de River…

El mediocampista era una de las máximas joyas de la cantera millonaria, pero el Loco lo vio antes que todos. Algunos días después, precisamente el 3 de agosto de ese mismo año, Manuel Pellegrini lo hizo debutar con La Banda en la victoria 2 a 1 ante Nueva Chicago y aquel juvenil de rulos pudo tachar otro de sus objetivos.

A partir de allí, la carrera del volante central tomó una curva ascendente que lo llevó hasta la elite fútbol mundial, siempre signada por su compromiso con la Selección. Y aunque por estos días sea noticia por las finales perdidas y el título esquivo, el jugador del Barcelona ya conoce la gloria con la camiseta albiceleste.

Los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 fueron el inicio de un récord impensado. Argentina viajó a Grecia en busca de su primera Medalla Dorada en Fútbol, ¿cómo imaginar que en poco tiempo se iba a convertir en el segundo deportista argentino de la historia en subirse dos veces a lo más alto del podio?

Bielsa seleccionó a los mejores juveniles del momento y citó a Cristian González, Roberto Ayala y Gabriel Heinze para aportar experiencia. Nombres como Carlos Tevez, Andrés D’Alessandro, Javier Saviola y el propio Mascherano llamaban a la ilusión y el resultado fue mejor de lo imaginado: un equipo con el sello del técnico rosarino y una solidez que se convirtió en la clave del éxito: Argentina ganó todos los partidos y no recibió goles en todo el certamen. Atrás quedaban los 52 años sin Oros para el país.

Los años pasaron y la trayectoria del volante ya sumaba pasos por Brasil e Inglaterra. Atrás quedó la dolorosa salida de Bielsa y la dura eliminación en Alemania 2006. Los Juegos de Beijing tenían a Sergio Batista en el banco y al futbolista de Liverpool ya como un líder consolidado, que pudo festejar su segundo título en la competencia y que entró directamente en la historia alcanzando al polista Juan Nelson, hasta ese entonces el único argentino en conseguir dos Medallas de Oro.

La realidad del Seleccionado Sub 23 es diametralmente opuesta. Un técnico interino y una convocatoria plagada de bajas y negativas de clubes que atentaron contra la competitividad del equipo en Río 2016. Sin dudas, el espíritu de Mascherano y de sus compañeros tiene que ser el ejemplo y la gran motivación para un grupo de chicos que, pese a las dificultades, se ilusionan con dejar al país nuevamente en lo más alto. (Goal.com)

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional