Connect with us

Fútbol Nacional

Hijo de Chelato Uclés relata cómo fue el terrible atentado contra su vida

La ola de violencia que sacude al país sigue en escalada y esta vez la víctima fue el periodista deportivo de La Tribuna y Diario MÁS, Rudy Josué Urbina, quien también trabaja en el programa Fútbol de Primera, que se transmite a través de Radio América.

Pese a que le hicieron 10 disparos de arma calibre 45 milímetros, Urbina, hoy puede contar esta historia de terror que vivió en carne propia y según sus propias palabras desconoce si el hecho fue de delincuencia común o querían atentar contra su vida, por la profesión que desempeña.

Rudy, aún muy nervioso por lo sucedido, contó cómo aconteció el hecho ayer miércoles 13 de julio del año en curso a eso de las 8:30 de la noche: “A eso de las 8:30 de la noche de ayer iba en mi vehículo hacia Radio América para iniciar el programa Fútbol de Primera, el cual conduzco con Enrique Lanza y Oscar Bebeto Flores, iba un taxi detrás de mi carro y a una cuadra y media de la radio me interceptó, me cerró el derecho de paso… se bajaron tres personas que comenzaron a disparar a mansalva frente a mí carro, mi reacción inmediata fue hacer una maniobra para tratar de salvar mi vida, retrocedí como unos 20 o 30 metros y fui a impactar con la parte de atrás de mi carro contra un muro, ya no podía avanzar más y pensé que me iban a asesinar”.

Dijo además que, “en la confusión y el miedo pude ver por la ventana que los tipos se habían ido, ahí fue donde corrí hacia la radio para refugiarme y pedir ayuda, fue ahí hasta donde me di cuenta que estaba herido en el antebrazo derecho”.

Pese al atentado que había sufrido y la herida en su antebrazo, Urbina entró a la cabina de la radio y abrió el programa ya que sus compañeros aún no habían llegado para la transmisión del mismo.

“Aún herido, muy confundido y nervioso por lo que había sucedido abrí el programa, y mandé al segmento internacional diciendo que no podía seguir al aire por razones de fuerza mayor pero sin dar mayores detalles”.

Urbina, quien es hijo del laureado entrenador nacional, José de la Paz Herrera “Chelato” Uclés, siguió con su relato: “Estando en la radio llamé a la Policía, me auxilió la colega Vilma Aceituno, ya más tranquilo y cuando llegó la policía a la radio fuimos nuevamente a la escena del atentado y encontramos 10 casquillos de pistola calibre 45 milímetros”.

Confesó que, “Después de hablar un poco de lo ocurrido con la policía mi hermano Francisco me trasladó al Seguro Social de La Granja, ya que tenía muy inflamado el antebrazo, me atendieron bien pese a las limitantes que hay ahí ya que trabajan con las uñas, eso de las 4:00 de la mañana me dieron el alta médica”.

Rudy, aún no sale de su asombro de cómo salvó su vida, pese a los 10 disparos que le hicieron, “Todavía estoy digiriendo este momento muy fuerte, pensé que era el último día de mi vida, en esos momentos uno solo piensa en su familia, pensé en mi esposa Esther, en mi hija Valentina, en mis otros hijos Denis y Andrea, en mi madre que paradójicamente hoy jueves está de cumpleaños, en mi padre que acaba de pasar por una recuperación muy dura de su pierna”.

Urbina dijo desconocer si fue un acto en el que trataron de robarle su vehículo o atentar contra su vida, “No sé de dónde puede provenir esto, no tengo enemigos, no tengo disputas de herencias con nadie, no soy un tipo violento, ya ni siquiera salgo a departir con amigos o compañeros porque estoy dedicado en cuerpo y alma a mi familia y mi hija Valentina que nació hace menos de un a año, desconozco de quién proviene o por qué razón me hicieron eso”.

Manifiesta que nada tiene que esconder no porque su andar ha sido correcto, “mis amigos y los que me conocen saben de mi andar honesto y recto en esta vida, he tratado siempre de dar el ejemplo de mi familia y sobre todo a mis hijos”.

Tuvo también palabras de agradecimiento para un sin número de personas que han preguntado de su estado de salud, “hay gente que había perdido comunicación con ellos hace años y me han contactado, gracias a todos por su apoyo, estas muestras de apoyo y solidaridad no se me van a olvidar nunca, agradecer también a todos los medios de comunicación, de todos los colegas de prensa deportiva y general que me hicieron llegar sus muestras de solidaridad y apoyo… También a la Policía Nacional que está colaborando en las investigaciones”.

Para finalizar Urbina mandó un mensaje claro, “Quiero que esta experiencia sirva para que cese la violencia y las muertes en Honduras sobre todo de los comunicadores, que nos atrevemos a contar una verdad, porque no se mata la verdad matando periodistas”.

En Honduras un estudio del Conadeh informa que se desconoce si la mayoría de la violencia, atentados o asesinatos tienen que ver con el ejercicio del periodismo debido a que el 95% de los casos está en la impunidad. Desde 2003 a la fecha han muerto 55 hondureños ligados a medios de comunicación en diferentes actos violentos.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional