Connect with us

Fútbol Internacional

Dos gigantes, un aspirante y un emergente; premio, la final

MARSELLA (Francia) (EFE). Dos de los gigantes europeos, Alemania y Francia, por un lado, y Portugal, decidido a dar el paso que siempre le ha faltado, contra Gales, el equipo emergente del torneo, dirimen entre miércoles y jueves qué dos selecciones se disputarán el derecho a suceder a España como campeona de Europa.

Mañana, en Lyon, el Portugal-Gales cuenta con el gran aliciente del enfrentamiento entre Gareth Bale y Cristiano Ronaldo, o lo que es lo mismo, el príncipe al asalto del trono.

A Bale, que seis días después de acabar la Eurocopa cumplirá 27 años, siempre se le ha observado como el sucesor de Cristiano (31 años) en el Real Madrid, algo a lo que se resiste el portugués, que tras un torneo muy flojo -al servicio del equipo según su entrenador Fernando Santos- precisa defender su estatus del asalto del “Príncipe de Gales”.

El partido le ofrece a Portugal, además, la oportunidad de dar el paso que siempre le ha faltado. Semifinalista en el Mundial de Inglaterra 1966 y en 2006 en Alemania, la selección lusa es la única que no ha faltado a la penúltima ronda de la Eurocopa desde que comenzó el siglo.

La otra semifinal la disputan en Marsella, el jueves, Francia y Alemania. El país organizador contra el campeón del mundo. El enfrentamiento entre las que eran consideradas las dos grandes favoritas antes del comienzo del torneo.

Francia tuvo, al fin, una actuación convincente contra Islandia (5-2), después de ir superando rivales casi por inercia a lo largo de la competición. En los cuartos de final se mostró como el equipo atacante que se esperaba y resolvió la eliminatoria con cuatro goles en el primer tiempo.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Internacional