Connect with us

Baloncesto

Seis mil euros separan a talentosas hondureñas de brillar en España

A veces el talento nato, el esfuerzo, la disciplina y amor por el deporte no es suficiente para alcanzar los sueños, algo de lo que pueden dar fe Dana Jackson y Nelly Leva, ambas integrantes de la selección nacional de baloncesto de Honduras.

Su gran capacidad para jugar al baloncesto quedó demostrado en la pasado premundial, donde fueron el pilar del equipo catracho para ganarle un histórico cuarto a la máxima potencia mundial de este deporte, Estados Unidos. En dicha competencia internacional en la que enfrentaron también a Cuba y México, Dana fue la mejor reboteadora y Nelly la máxima encestadora.

Tanto Dana como Nelly tienen 16 años de edad, son grandes socias en la cancha y amigas fuera de ellas, por lo que su facilidad para entenderse en el juego es evidente y podría potencializarse, debido a que un club de España les propuso tomar sus maletas y viajar a Europa.

Se trata del equipo Claret Benimuclet, el que ya se puso en contacto con sus respectivos padres y madres, a los que les solicitó la autorización para poder becar a ambas jugadoras.

Claret Benimuclet está dispuesto a financiar los boletos de avión, y todos los gastos de educación, salud y vivienda que las talentosas catrachas necesiten. No obstante, debido a que se trata de menores de edad, la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA), exige un depósito de 3 mil euros por cada una, dinero que se utiliza como seguro por cualquier eventualidad.

“Ya todo está arreglado, no es fácil dejar ir a una hija a tan corta edad, pero pensamos en su futuro y no tenemos duda que esta es una gran oportunidad para ellas. Sin embargo, se debe hacer un depósito de tres mil euros por cabeza a la FIBA para que ellas puedan viajar y es una cantidad de dinero con el cual no contamos. Es una especie de seguro por ser menores de edad, del resto de la totalidad de los gastos se encarga el club”, explicó Ernesto Leva, padre de Nelly.

Por su parte, Reginaldo Grenald, padre de Dana señaló: “Lo mejor es que las quieren a las dos juntas, ya las vieron jugar y saben que son muy talentosas. Estar unidas le ayudará muchísimo a sobresalir en España. Además, que ellas puedan jugar en un nivel como el español, es muy bueno para el baloncesto hondureño, porque cuando vengan a la selección compartirán novedosos conocimientos”.

No es casualidad que Nelly y Dana amen y jueguen muy bien al baloncesto, pues por su sangre corre la pasión por este deporte, ya que Dana es hija de dos grandes figuras del básquet hondureño: su padre es Reginaldo Grenald, exseleccionado panameño y su madre Danalid Jackson, una de las mejores jugadoras que ha tenido Honduras.

Similar historia tiene Nelly, quien es apoyada incondicionalmente por su madre Nelly July, quien fue una destacada jugadora a nivel colegial; mientras que su padre Ernesto Leva también brilló con el equipo de la Policía Nacional y ahora lo hace como entrenador de la selección nacional de baloncesto de Honduras.

Ahora es el aspecto económico el que impide que estas dos familias puedan hacer posible el sueño de sus hijas de dar el salto al baloncesto europeo, por lo que solicitan a la empresa pública y privada, así como a cualquier voluntario amante del deporte, que les extienda la mano para poder reunir los seis mil euros (tres cada una), que necesitan para pagar el seguro que exige la FIBA.

Si desea colaborar con estas seleccionadas catrachas puede comunicarse a los siguientes números telefónicos que corresponden a las madres de ambas jugadoras: Nelly July 9938-1809 y Danalid Jackson 94596662.

Deja tu comentario

Recomendamos - Baloncesto