Connect with us

Fútbol Americano

El Tricolor juega su Súper Bowl en Houston

El estadio NRG de Houston tiene capacidad 71.795 aficionados y el 5 de febrero de 2017 convocará, para su edición 51, esa cantidad de aficionados en la final de la NFL, pero este lunes en la Copa América, el partido México-Venezuela metió ese número de fanáticos, muchos de ellos mexicanos.

El fútbol, “soccer” como llaman al balompié en Estados Unidos tiene una capacidad de convocatoria notable cuando juega la selección mexicana, que está a la par de muchos equipos de la liga de estadounidense de fútbol americano y hoy lo demostró en la cancha de los Texanos de Houston.

Con precios que oscilaban entre los ochenta y los quinientos dólares, los organizadores del torneo confiaron en que México haría su parte tanto en el terreno de juego como en las tribunas, y no fallaron.

México llenó sus tres partidos en Phoenix, Pasadena y Houston con un total de 210.000 aficionados, que organizan un fiestas en los estacionamientos de los estadios en las horas previas a todos los encuentros.

Con 1,2 millones de mexicanos como fuerza laboral, el apoyo para el Tricolor en Houston estaba más que asegurado y ya con el boleto seguro de los cuartos de final, posiblemente ante Chile, el partido del próximo sábado en Santa Clara, en el estadio Levi’s, se anticipa otro lleno con unos 71.000 aficionados.

En las afueras del estadio NRG de Houston no todo son camisetas verdes, los venezolanos, cerca de un centenar, son minoría pero conservan las esperanza de ver un triunfo de su selección en otro partido en el que México opera como local como siempre que juega en Estados Unidos.

Houston vivió un súper domingo, como distinguen al día del Súper Bowl en este país, un lunes en el que la selección mexicana hizo vibrar a sus aficionados. EFE

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Americano