Connect with us

Fútbol Nacional

El “rey” Arturo Vidal irrumpe en la Copa América para iluminar a Chile

Arturo Vidal irrumpió en la Copa América Centenario para iluminar a Chile, que se asomó al abismo ante Bolivia y logró salir ileso de una situación muy comprometida.

El “rey Arturo” acudió al rescate del campeón de América con dos goles, el último de penalti en tiempo añadido, para darle el triunfo a la Roja (2-1) y sacarla del lío en que estuvo a punto de meterse.

La selección chilena ha hecho escasos méritos para mantener la corona obtenida el año pasado y el efecto de Juan Antonio Pizzi en el equipo es todavía un interrogante.

De lo que nadie duda es de la importancia de Vidal en el equipo. Es el auténtico líder en el vestuario y sobre el césped, donde es omnipresente en el centro del campo y se asoma al ataque para culminar las jugadas.

El debut ante Argentina fue un desastre para Chile, donde ningún futbolista se salvó de la quema y Vidal no fue la excepción.

El volante del Bayern de Múnich se mostró sobrexcitado, pasado de revoluciones. Confundió la intensidad con la agresividad y sus protestas al árbitro fácilmente lo podrían haber costado la expulsión.

Ante Bolivia regresó el Vidal enchufado pero sin precipitaciones, capaz de cortar el juego rival en la medular y sumarse al ataque como un ariete más.

Y de asumir la responsabilidad de transformar un lanzamiento de penalti que le permitió a la Roja sumar sus primeros tres puntos y tener al alcance la clasificación para cuartos de final.

Vidal reconoció después del partido que tienen un margen muy amplio para mejorar y ofrecer su mejor versión el próximo martes frente a Panamá.

“Nos desordenamos mucho pero tenemos tiempo para mejorar. Tenemos cuatro días más para seguir creciendo y tomar confianza”, aseguró.

Vidal llegó a la Copa América después de una larga y extenuante temporada con su club.

Se tomó unos días de vacaciones en Miami y se sumó a la concentración de la Roja directamente en Estados Unidos, sin apenas entrenar, lo que no ha supuesto ningún inconveniente para cargarse el equipo a la espalda y mostrar sus dotes de liderazgo.

Sus compañeros, en tanto, no han estado a la altura. Alexis Sánchez, la otra estrella de la Roja, sigue sin convencer. Excesivamente individualista, parece empeñado en pelear solo contra el mundo, siempre rodeado de defensas rivales.

Fabián Orellana ha tenido una nula trascendencia en el juego y Eduardo Vargas, otrora artillero de la selección, ha quedado relegado a la suplencia.

En el centro del campo, Marcelo Díaz y Charles Aránguiz se han visto eclipsados por el despliegue de Vidal.

Muy poca cosa hasta el momento de la nueva Roja de Pizzi, sobre el que planea la estirada sombra de Jorge Sampaoli, el técnico que convirtió a Chile en campeón de América.

Lo único que está claro es que el “rey Arturo” está listo para la batalla. EFE

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional