Connect with us

Fútbol Nacional

Arnold Peralta y “Chocolate” Flores entre los jugadores víctimas de la violencia en Latinoamérica

 

Con motivo del asesinato del argentino Rodrigo Espíndola por defender a su familia, el sitio web Infobae.com publicó un listado de los casos más sonados de futbolistas que han sido víctimas de ataques con arma de fuego, en el que destacan los hondureños Milton “Chocolate” Flores, José Oger Bermúdez y Arnold Peralta.

Es preciso aclarar que faltó mencionar casos recordados en Honduras como los de Jorge Claros y John Aston Bodden, quienes se salvaron de milagro luego de sufrir sendos atentados.

Andrés Escobar (Colombia – Julio de 1994): el defensor estrella del seleccionado colombiano fue asesinado en julio de 1994 tras el Mundial de Estados Unidos, cuando marcó el gol contra su propia portería que eliminó a Colombia de esa Copa del Mundo.

Escobar fue asesinado 10 días después de aquel partido en el que convirtió un gol en contra. Pero nunca se supo si era cierta la versión de que lo mataron porque el resultado había causado pérdidas en apuestas de poderosos narcotraficantes. Lo cierto es que a él también le dispararon en un estacionamiento, pero aquella vez fue de una discoteca en Medellín.

Arley Antonio Rodríguez Bedoya (Colombia – julio 1995): el jugador del DIM murió tras ser tiroteado a la salida de un centro médico en un barrio de la ciudad de Medellín. Junto a él falleció su amigo Álvaro Diego Pérez Santamaría.

Alexander Gonzalves da Silva (Brasil – octubre 2000): con tan sólo 20 años, fue asesinado unos días antes de que debutara como profesional en el Portuguesa. Murió por balazos en la favela carioca de Nova Holanda, donde residía desde pequeño. Supuestamente los autores del crimen fue un grupo de narcotraficantes con los que se negó a colaborar.

Walter Velásquez y René Galán (El Salvador – febrero 2002): Velásquez, defensor del Atlético Balboa de la Primera división salvadoreña, fue asesinado a tiros un grupo de ladrones. Galán, compañero de equipo de Velásquez, resultó herido.

Milton Flores (Honduras – enero 2003): El portero de la selección nacional y del Club Real España, al que apodaban Chocolate, fue abatido por disparos en el interior de su automóvil en Tegucigalpa cuando se encontraba en compañía de una joven, que resultó herida.

Albeiro Usuriaga (Colombia – febrero 2004): El Palomo, como se apodaba a este delantero que brilló en el Club Atlético Independiente de la Argentina, recibió varios disparos en la calle a manos de un sicario, que lo atacó mientras bebía con amigos en un negocio de juegos de azar donde acostumbraba a jugar cartas.

La orden de matarlo fue de Jefferson Valdez Marín, jefe de una banda de sicarios conocida como Molina o La Negra, pues Usuriaga tenía una relación sentimental con la ex pareja del delincuente. Valdez, conocido como El Flaco, fue asesinado a tiros en octubre de 2006.

José Oger Bermúdez (Honduras – febrero 2006): el jugador nacionalizado guatemalteco, que vestía la camiseta del Club Aurora de Primera división, fue asesinado en una zona del sureste de la capital de Guatemala. Lo encontraron en el asiento trasero de su vehículo con varios impactos de bala.

David Pontiles (Panamá – mayo 2008): el zaguero de Alianza murió tras recibir varios disparos efectuados por dos menores de edad en la localidad de Chorrillito, en Tocumen, en la periferia este de la capital panameña.

Edwin Martínez (Colombia – abril 2009): estaba a punto de fichar por Boyacá Chicó, equipo de la primera división, cuando fue asesinado en la localidad norteña de Planeta Rica por un grupo de pistoleros.

Fernando Cáceres (Argentina – noviembre 2009): el defensor recibió un disparo en la cabeza cuando trataban de robarle su vehículo en Ciudadela, a las afueras de Buenos Aires. Estuvo al borde de la muerte, pero se salvó. Actualmente se recupera de una seria lesión neurológica que lo obligó a reaprender a hablar, caminar y otras actividades.

Salvador Cabañas (México – enero 2010): el delantero paraguayo recibió un disparo en la cabeza en un bar de México DF, cuando era jugador del América. Tuvo un altercado con un narcotraficante, aunque nunca se llegó a esclarecer el caso debido al daño en la memoria que sufrió Cabañas por el tiro que recibió en la cabeza. Fue operado y se salvó de la muerte. Intentó reanudar su carrera futbolística, pero no lo consiguió y está retirado.

Carlos Mercedes Vásquez (Guatemala – noviembre 2010): fue secuestrado y posteriormente asesinado en una región fronteriza con México. Apareció descuartizado, mutilado y en bolsas plásticas. Los restos del futbolista del club Malacateco, de la Primera División local, estaban acompañados con el mensaje: “Por meterse con la mujer de otro”.

Javier de la Rosa (Panamá – mayo 2011): el futbolista de 21 años fue sorprendido a tiros por un desconocido a la salida del estadio tras haber clasificado con el Chorrillo FC a la final de la Liga Panameña de Fútbol. El asesino logró escapar entre la confusión.

Ignacio Flores (México – agosto 2011): Nacho, ex figura histórica del Cruz Azul, murió cuando la camioneta en la que viajaba fue tiroteada cerca de la localidad de Cuernavaca, vecina a la Ciudad de México.

Edison Chará (Colombia – octubre 2011): el internacional colombiano Edison Chará, de 31 años, murió tras resultar herido de bala en un confuso incidente en la localidad de Puerto Tejada, suroeste del país. La noche del 18 de octubre de 2011, cuando se encontraba con algunos de sus amigos, recibió varios disparos de un grupo encapuchados y falleció horas más tarde en el hospital.

Ferley Reyes Rivas y Luis Enrique Díaz Asprilla (Colombia – enero 2014): el jugador del club Unión Magdalena, de 22 años, fue asesinado de un balazo cuando se encontraba en una peluquería de Gaira, comuna del municipio de Santa Marta. En el ataque también resultó herido su compañero de equipo Díaz Asprilla, quien fue atendido en un centro asistencial del municipio.

Alexis Viera (Colombia – agosto 2015): el portero uruguayo fue víctima de un atraco en Cali en el que recibió dos balazos. Fue asaltado junto con su esposa por dos hombres que se movilizaban en una moto y persiguieron a la pareja desde un banco hasta su casa. El ex futbolista del América de Cali actualmente intenta volver a caminar.

Arnold Peralta (Honduras – diciembre 2015): el futbolista de Olimpia y de la selección de su país fue acribillado por desconocidos en el estacionamiento de un centro comercial, ubicado en el caribeño puerto de La Ceiba. Tenía 26 años, acababa de ser padre y horas antes lo habían convocado para disputar un amistoso entre Honduras y Cuba. Desde un principio se descartó que haya sido un robo y, si bien el caso aún no fue esclarecido, creen que fue un crimen pasional.

Deja tu comentario

Recomendamos - Fútbol Nacional