Connect with us

De Todo Un Poco

Se retira porque el equipo no lo deja llevar a su hijo a los entrenamientos

Adam LaRoche es un veterano pelotero de los Chicago White Sox, o al menos era. Anunció su retiro por una razón que puede parecer tierna o tonta, dependiendo del ángulo por el que sea vea.

LaRoche acaba de cumplir 36 años y en su carrera siempre ha tenido una costumbre. En los entrenamientos de primavera siempre lleva a su hijo, Drake. Esta temporada no fue la excepción, pero sucedió algo que nadie esperaba: El presidente del equipo, Ken Williams, le pidió que dejara a su hijo en casa.

Medios de comunicación estadounidenses comentan que hubo una pequeña discusión amigable entre ambas partes. Cuando terminó, Williams le dijo al beisbolista que podía llevar a su chico el 50% del tiempo que lo estaba haciendo.

El primera base, después de escuchar la última propuesta, decidió retirarse. Sí, dejó su trabajo por su hijo.

Un punto es el amor del padre con su muchacho. El renunciar a todo para demostrarle a su hijo lo que vale. En este caso, LaRoche rechazó 13 millones de dólares que venían en su contrato. Para esto se necesita tener coraje (y una lana guardada).

Del otro lado, se puede ver al pelotero como irresponsable. Abandonó a su equipo en pleno entrenamiento a sabiendas que el presidente quiso imponer una regla que no suena tan descabellada. Sobre todo cuando en el deporte se utiliza lenguaje no apto para menores, pues no se puede esperar que los compañeros se limiten en frente del niño.

Se puede ver las cosas de los dos puntos, pero LaRoche acaba de tomar una decisión que cambiará reglas en la MLB.

 

Deja tu comentario

Recomendamos - De Todo Un Poco