Connect with us

Más de Honduras

“Buitre” Butragueño: “No soy el mejor indicado para darle consejos a Pinto”

Leyenda viva del fútbol mundial y cabecilla de la inolvidable Quinta del Buitre, el exjugador y ahora ejecutivo del Real Madrid, Emilio “El Buitre” Butragueño visitó Honduras para presentar la alianza del club español con la Universidad Tecnológica Centroamericana (Unitec).

Este as del balón, hoy convertido en alto ejecutivo, ha sabido adaptarse a una faceta en su vida tras retirarse del fútbol, treinta años después de su debut, el maestro del regate corto, es una visita de lujo y un ejemplo para los jóvenes futbolistas.

¿Un nuevo vuelo para “El Buitre” en Honduras?
He venido varias veces, tienen un país precioso, lo hondureños son gente muy cariñosa y hospitalaria y estoy encantado de regresar siempre que me inviten.

Más allá de la pasión, ¿cómo vive el fútbol ahora?
En Honduras como en España, vivimos con una pasión enorme el fútbol, por un equipo o por la selección que es lo más grande, eso lo deben entender los aficionados, cuando uno se pone la camisa de un equipo o la de su país, no es un juego, tampoco es un trabajo, es más que eso.

Estoy obligado a preguntarle, ¿sabe que la selección de Honduras vive un momento complicado?
Sé que han perdido sus dos partidos contra Canadá y México, pero queda todo por delante, nunca hay que perder las esperanzas en el fútbol y más en eliminatorias mundialistas nada es fácil. Pienso que no es coincidencia que Honduras haya ido a tres mundiales.

Desde su análisis el jugador hondureño, ¿es?
El jugador hondureño es una mixtura de talento y mucho portento físico que puede complicar a cualquier rival. No solo en mundiales, en otras características Honduras ha mostrado su carácter competitivo, a España le ha hecho buenos juegos en los mundiales.

Es una garantía para Honduras, ¿tener a Jorge Luis Pinto?
Es un entrenador con mucha experiencia, yo siempre digo que a los entrenadores hay que dejarlos trabajar, es verdad que los malos resultados generan presión pero es un hombre con una trayectoria muy competitiva y depende quizá no solo de él sino de los jugadores, de la afición y del rival.

Si tuviera la oportunidad, ¿le aconsejaría algo a Pinto?
Creo que no podría darle un consejo a alguien que sabe más que yo, no sería el mejor indicado.

Después de 30 años en el fútbol, ¿por qué momento cree que le recuerda todo el mundo?
Aquel partido del mundial de México 1986, en el que le metí cuatro goles a Dinamarca.

Ha sido vicepresidente del Real Madrid y ahora dirige su escuela universitaria. ¿Sufrió mucho cuando cambió el pantalón corto por la corbata?
En una relación sufre mucho menos el que toma la decisión de dejar que el dejado. Yo me retiré del fútbol sabiendo lo que quería. Después de jugar en México, me fui a vivir a Estados Unidos un año, vi cómo funcionan por dentro los Dodgers de Los Ángeles y estudié en UCLA. Me puse el traje encantado.

He leído que usted se graduó de la universidad, siendo jugador activo del Real Madrid, ¿cómo hacía para rendir en las dos cosas?
Yo subí al primer equipo del Real Madrid cuando tenía 20 años, ya estudiaba en la universidad, sabía que iba a ser más difícil pero no imposible, estudiaba en las concentraciones previas a los partidos, o cuando viajábamos en avión o en tren, nunca dejé de estudiar.

Y sus compañeros, ¿qué decían?
A veces no escuchaba halagos.

¿Qué lo motivó a ser profesional universitario y con maestría?
Le voy a contar algo que marcó mi vida, estando en el vestuario a mis 20 años, era compañero de Vicente del Bosque, él se retiró en junio del año 1984, yo acabo de llegar, pero qué voy a ser cuando se acabe mi carrera futbolística. Ahí comprendí que había que seguir en la universidad y me dije: voy a terminar mi carrera y ya veremos lo que pasa. Eso siempre lo tuve presente.

O sea que usted es un ejemplo vivo para los jóvenes futbolistas, que, ¿se puede ser profesional con los pies y con la cabeza?
El jugador un día termina su carrera y la persona tiene que continuar el camino de la vida. Esa inquietud hay que alimentarla permanentemente. Me gustaría mucho que los deportistas tuviesen esa inclinación, si me ve como usted dice como ejemplo está bien, pero ese ejemplo sería muy bueno para toda la juventud.

Pero, ¿disfrutaba más como jugador o ahora de profesional?
Ambos, los futbolistas somos privilegiados porque hacemos lo que nos gusta. Pero cuando terminamos esa carrera, muy corta por cierto, y llegamos al ámbito profesional, seguimos haciendo lo mismo, disfrutar y aprende desde otra óptica, uno debe aprovechar las oportunidades que se presentan y nunca renunciar a ellas.

¿Qué le enseñó el fútbol que aplica hoy día a la vida?
El fútbol me enseñó a ser competitivo; lo otro, a ser consciente de que necesitamos de los demás para conseguir resultados, el fútbol es un deporte de equipo y lo básico como persona es que no hay que dejar de aprender todos los días.

¿Se considera un símbolo del Real Madrid?
No, me parece muy pretencioso eso, mi vínculo es más con Real Madrid que el Madrid conmigo. El Real Madrid es demasiado grande, con lo cual tuve la suerte de formar parte de una pequeñita historia del club. Real Madrid es un gigante y el honor de haber pertenecido al equipo es mío.

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras