Connect with us

Más de Honduras

Victoria es un “barril de pólvora”

LA CEIBA. – Victoria de La Ceiba parece ir encaminado a su tercer descenso en la historia de la Liga Nacional. Las jornadas avanzan, el equipo no ha ganado ni un solo partido.

Camina en la última posición en las dos tablas de posiciones y lo peligroso, es que el nivel de juego del equipo es definitivamente de un equipo de segunda división.

Apenas 3 puntos de 24 posibles es la pobre cosecha del equipo de Horacio Londoño, producto de tres empates en lo que va del torneo. Ni en la temporada que descendió consiguió tan paupérrimos registros ya que en la octava jornada del Clausura 2002-2003 ya habían conseguido seis puntos generados a puros empates, pero era el doble de lo que hoy reflejan en el casillero de unidades.

En esa ocasión llegaron a sumar su primer triunfo hasta la jornada doce, precisamente al Salzburgo por 0-2 en El Progreso, de allí solo pudieron ganar dos partidos más: uno al Universidad en La Ceiba y el derbi de la ciudad ante el Vida en la última jornada pero que no sirvió de mucho, ya que el Patepluma le sacó el punto que necesitaba para salvarse ante Platense en Puerto Cortés.

GÉNESIS Y APOCALIPSIS

El viacrucis del Victoria comenzó desde el inicio del mismo torneo de Apertura tras la renuncia del anterior presidente Jorge Matute. Se convocó a asamblea para elegir el sucesor en el cargo y fue hasta la segunda audiencia donde se eligió casi de dedo al abogado Fernando Midence al cual le retiraron el apoyo los pesos pesados de las finanzas del club.

La crisis llegó al equipo a la semana de estrenarse la nueva dirigencia ya que los jugadores se fueron a la huelga. En el terreno de las acciones las cosas tampoco salieron como el entrenador de ese entonces, Jorge Pineda hubiera deseado.

Se le había ido la columna vertebral del equipo, quienes de paso terminaron demandando al club por incumplimiento de pagos de salario.

El colombiano Horacio Londoño, está tratando de sacar al equipo adelante.

El colombiano Horacio Londoño, está tratando de sacar al equipo adelante.

Ante la presión general del sector aportante de los azules y blancos de La Ceiba debido que estaban en los últimos lugares, Midence tuvo que abdicar de su cargo a dos semanas de iniciar el Clausura y sin jugadores de experiencia contratados para afrontar un torneo donde partían como candidatos ideales para irse a la segunda división.

La presidencia fue asumida por Danilo Perdomo, un comerciante de la ciudad que al mes de estar en el cargo tuvo que salir del país a atender problemas de salud y el club ha quedado a cargo del expresidente Jorge Matute y Martín Fajardo, quienes tienen al día el club en cuanto a sus salarios pero los futbolistas no han correspondido con resultados en el terreno de juego.

El primer sacrificado de esto fue Jorge Pineda quien inició perdiendo los primeros encuentros con goleada de 4-0. La separación del entrenador fue de mutuo acuerdo, aunque según algunos relatos conseguidos, había fricciones con ciertos jugadores en el club.

Llegó al relevo el colombiano Horacio Londoño al cual tampoco le han salido las cosas ya que recientemente ha tenido que encajar dos goleadas.

Bajo su gestión han tratado de erradicar actos de indisciplina que se han dado en el interior del equipo y comenzaron separando a dos futbolistas, el colombiano Joaquín Mogollón y Manuel Munguía. Otro de ellos, Bryan Martínez terminó en el equipo de reservas y un par de ellos han quedado sentenciados.

El calendario que le viene al Victoria tampoco es fácilmente digerible. De los cuatro juegos que le vienen, tres de ellos son fuera de casa. El próximo encuentro es en Juticalpa, luego salen a Tocoa para luego recibir al Motagua en La Ceiba y posteriormente medir fuerzas contra Real España en San Pedro Sula. Nada fácil para pretender salvar la categoría.

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras