Connect with us

Más de Honduras

Michael Arroyo y Oribe Peralta adoptan a un adolescente hondureño

Los jugadores del América son los protagonistas de una bonita historia de vida. Cuando apenas tenía seis meses de edad, el hondureño Brayan López Laboriel perdió a su madre y nunca supo de su padre.

Nació en el barrio Cabañas de San Pedro Sula, pero creció en Sangrelaya, Colón. Le tocó criarse con su abuela María Juana López.

La vida no ha sido fácil para este joven de 21 años que solo ha buscado tener una oportunidad en el fútbol, la cual mira cerca de conseguir gracias a dos “ángeles” del América. Sí, vive en la ciudad de México gracias al ecuatoriano Michael Arroyo y Oribe Peralta.

Tuvo una infancia difícil, sus compañeros de escuela se burlaban de él, porque no tenía a su mamá y papá a su lado. Por eso decidió ir a la ciudad de La Ceiba para probarse en las canchas, aprovechando una excursión al carnaval de la Novia de Honduras.

Llegó a las filas del Victoria para tener una oportunidad, pero fue rechazado. Su amigo Marvin Chávez (exmundialista con Honduras), lo llevó a Marathón para hacer una prueba y tampoco pudo quedarse.

Bryan tomó la decisión de emigrar a México en 2012.

Llegó a Guatemala, caminó más de 200 kilómetros para arribar al país azteca, específicamente a Pachuca, tardó una semana exacta y allí se encontró con Walter Ayoví, el futbolista en ese entonces jugaba en el conjunto tuzo. (Goal.com)

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras