Connect with us

Más Deportes

Brasil se prepara para enfrentar el “peor escenario terrorista” en los Juegos Olímpicos

A seis meses del inicio de los Juegos Olímpicos, la alarma ya está encendida en Brasil “Estamos en estado de alerta permanente. Nos preparamos para enfrentar el peor escenario”, dijo el jefe de la secretaría de seguridad para los grandes eventos de Brasil, Andreí Rodrigues.

Al mismo tiempo, aclaró que luego de los ataque ocurridos en París en 2015 las medidas de seguridad deben extremarse, por lo que serán más de 80.000 integrantes de las fuerzas de seguridad -47.000 policías y 38.000 militares- los que vigilarán la seguridad de los 10.500 atletas, periodistas y turistas del mundo que se esperan en Río del 5 al 21 de agosto para los Juegos.

Vale aclarar que Brasil ya afrontó con éxitos varios eventos multitudinarios en los últimos años como la Copa de Confederaciones y la visita del papa Francisco en 2013, y luego en la Copa del Mundo de 2014.

Aunque el escenario se modificó luego de los ataques ocurridos en 2015 en París como gran epicentro, pero también en Egipto, Túnez y Mali. “Como Brasil no participa en los diversos conflictos del Medio Oriente y Sudamérica está en una zona alejada de los problemas geopolíticos actuales, podríamos pensar que no está en el campo de visión de los terroristas”, declararon expertos en relaciones internacionales aunque advierten que lo que los terroristas buscan es “influir en las opiniones” y “no hay un evento deportivo más visible que los Juegos Olímpicos”.

El 16 de noviembre, tres días después de los últimos atentados de París, el francés Maxime Hauchard, considerado como uno de los verdugos del ISIS en Siria, escribió en Twitter una amenaza explícita, que luego fue borrada: “Brasil, eres nuestro próximo blanco”.

En ese sentido, Brasil ya empezó a tomar precauciones y llevará a cabo un plan similar al que ejecutó durante el Mundial cuando reactivaron los centros nacionales de Comando y Control integrados en Brasilia y Río de Janeiro, para facilitar el acercamiento entre la policía, el ejército, la aduana y la agencia de inteligencia Abin.

Estos organismos estarán en contacto permanente con los centros de seguridad de las cuatro zonas olímpicas de Río: Barra da Tijuca, Maracaná, Deodoro y Copacabana.

“Desde julio, policías de los servicios de contraespionaje de numerosos países compartirán con sus colegas brasileños informaciones sensibles. Todos los Estados tienen interés en que los Juegos sean un éxito. Podemos pensar que la cooperación será muy fuerte. Las rivalidades nacionales serán dejadas de lado”, señaló Andreí Rodrigues.

 

Deja tu comentario

Recomendamos - Más Deportes