Connect with us

Más de Honduras

Jorge Claros, noveno catracho en la Liga

El mediocampista hondureño Jorge Aarón Claros Juárez se ha convertido en el noveno futbolista catracho que viste la camiseta de la Liga Deportiva Alajuelense de Costa Rica, el segundo club con más títulos en ese país. Claros es compañero de su compatriota Carlos “Chino” Discua, que cumple su segunda campaña y junto al hermano de Albert Elis, Osman Ezequiel Elis, son los tres hondureños en tierras ticas en la presente temporada. A la espera del pase internacional, el exjugador del Vida y Motagua de Honduras podría debutar el domingo ante el Liberia, de visita.

Ronald Leaky es el primero en Costa Rica.

Según datos publicados por los periodistas costarricenses Rodrigo Calvo, de Diario la Nación, Gerardo Coto Cover y Esteban Guevara, en su página ‘Gol de Camerino’, el primer jugador hondureño en Costa Rica fue el recordado delantero Ronald Leaky, quien en 1956 jugó en el Gimnástica Española, aunque no marcó goles, contrario como lo hizo con Olimpia.

El segundo en viajar fue el colonés, Ángel Ramón “Mon” Rodríguez, quien inicialmente se fue a estudiar la licenciatura de Educación Física a Costa Rica, en 1969, pero siendo jugador activo del Olimpia, decide participar como zaguero del Sport Herediano. El tercero fue el exgoleador de Platense, Raúl Centeno Gamboa, quien además de jugar en el Castellón de España, militó en el equipo Deportivo Guanacasteca, donde anotó tres goles. Luego en 1989 llegaron los seleccionados catrachos, Roberto “Macho” Figueroa al Sport Cartaginés y Juan Carlos Espinoza a la Liga Deportiva Alajuelense.

Cuatro catrachos que coincidieron en tierras ticas: Cristian Santamaría, Amado “Lobo” Guevara (Saprissa), César “Nene” Obando y Arnold Cruz.

Cuatro catrachos que coincidieron en tierras ticas: Cristian Santamaría, Amado “Lobo” Guevara (Saprissa), César “Nene” Obando y Arnold Cruz.

J.C. Espinoza, pionero en los “manudos”
A Juan Carlos Espinoza Zerón cabe el honor de ser el primer catracho militante en la Liga Deportiva Alajuelense y lo hizo en 1989, permaneció allí durante cuatro meses, pero no tuvo el éxito esperado, ya que ha sido uno de los jugadores más talentosos y creativos de la historia del fútbol hondureño.

Luego llegó Eugenio Dolmo Flores, quien a pesar de estar una sola temporada, su trabajo fue destacado, compartió cancha con el también catracho Ciro Paulino Castillo, quien además jugó para el Sport Cartaginés. A ellos les siguió Nahamán Humberto González, quien es el único catracho en participar en tres equipos distintos, además de la escuadra “manuda”, el team florense del Herediano y el Santa Bárbara. Pasó un buen tiempo sin que la dirigencia manuda contratara a otro catracho hasta que apareció Emil José Martínez, en la temporada 2005-2006, quien tuvo aceptable desempeño anotando cuatro goles.

Un jugador que tuvo un impacto importante en la escuadra “manuda” fue Jerry Nelson Palacios, el exmundialista en 29 partidos anotó 15 goles, fue campeón y además marcó una anotación inolvidable para su club porque significó el triunfo histórico en el estadio Azteca ante el América de México. Le siguió otro mundialista, el creativo Ramón Núñez, pero su estadía fue un fiasco y por declaraciones en contra del entrenador Óscar “Macho” Ramírez fue separado de la institución roja y negra.

El Sport Cartaginés campeón de Concacaf, dirigido por el honduro brasileño Flavio Ortega y de jugador estaba “Pali” Castillo.

El Sport Cartaginés campeón de Concacaf, dirigido por el honduro brasileño Flavio Ortega y de jugador estaba “Pali” Castillo.

Es así que los últimos catrachos manudos son Carlos Discua, quien ya ha conquistado un subcampeonato y ahora está a punto de debutar Jorge Claros, que espera hacer un gran trabajo en su labor habitual de volante de recuperación, aspirando a hacer un buen trabajo en Costa Rica que le permita integrar nuevamente la selección de Honduras que dirige el extécnico manudo, Jorge Luis Pinto Afanador.

Distinguidos catrachos en otros clubes
Tal como mencionamos anteriormente, Roberto “Macho” Figueroa inició junto a Juan Carlos Espinoza una época buena de futbolistas hondureños en Costa Rica, con el Sport Cartaginés y la Liga Deportiva Alajuelense, respectivamente; pero no tuvieron el éxito de Nicolás Suazo Velásquez en el Sport Herediano, quien se convirtió en el goleador que necesitaba el equipo que presidía el empresario Isac “Chaco” Sasso.

“Nicogol” en el torneo tico marcó 43 goles en 86 partidos, cifra récord para un hondureño en ese país. En esa misma época lo acompañó en el “team florense”, el zaguero central Danilo Arturo “Pollo” Galindo, quien apenas jugó una temporada.

A inicios del nuevo siglo, aparecieron varios seleccionados catrachos en la liga tica, Amado Guevara y Nimrod Medina, ambos destacaron en el Deportivo Saprissa, pero no continuaron en la institución porque después vino la política de no extranjeros en el club, bajo la administración del mexicano Jorge Vergara, actual dueño de las Chivas de México. En esa misma época en la escuadra brumosa del Sport Cartaginés participaron César “Nene” Obando, Arnold Javier Cruz y Cristian Santamaría, siendo el último el que tuvo mayor actividad al quedarse dos temporadas. En el 2008, el Sport Herediano apostó por el seleccionado Saúl Martínez, quien empezó bien anotando en su debut, pero fue su único gol en ocho partidos.

“Chelato” y Flavio, únicos entrenadores en Costa Rica
“Chelato” Uclés es el primer entrenador catracho en dirigir en el fútbol tico y lo hizo en 1989 en el Sport Cartaginés, sustituyendo al español Juan Luis Hernández Fuertes, pero no logró celebrar el título. El también honduro-brasileño Flavio Ortega tuvo una brillante actuación en el fútbol costarricense al llevar al Sport Cartaginés al título de campeón de Concacaf en 1994, marca jamás igualada en otro equipo, aunque la faltó la tarea del título local, por eso regresó a Honduras donde llegó a campeonizar con el Olimpia un año después.

LISTA

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras