Connect with us

Más de Honduras

Cuando el carácter traiciona

No es la primera vez que el jugador del Victoria John Bodden está en el centro de la polémica, ni es el único ni será el último jugador polémico. La sanción que le impusieron ayer de seis meses por haber agredido a un árbitro en la Copa Presidente lo inhabilita para jugar al fútbol, ni recibir salario, debe hacerlo reaccionar para bien.

Bodden no es un jugador juvenil, ya tiene vasta experiencia y quizá si no ha triunfado como él quisiera se debe a que tiene de dejar de ser un jugador polémico, nadie desconoce todas las condiciones que tiene para ser un gran guardameta, pero su personalidad le juega malas pasadas, en la cancha, fuera de ella, con sus compañeros de profesión, aficionados o sus técnicos. Esta última le ha de costar algo cara, ya que estará medio año sin sueldo ni desempeñar su profesión.

Algunos luchan contra su propio carácter; otros se asumieron como tal y su página en la historia del fútbol tiene varias de estas fuera de la cancha.

No sé si las polémicas actuaciones de Bodden a lo largo de su carrera sea cuestión de carácter, lo que sí puedo decir es que yo considero débil al que no ha desarrollado las herramientas necesarias que le permitan manejar su ira de manera adecuada, personas que no saben hacer catarsis y el estrés se los come, se violentan de cualquier cosa y casi viven enojados todo el tiempo. Uno tiene el deber y el poder de manejar las emociones, eso se aprende dentro y fuera de la cancha, ya que un futbolista debe estar preparado para recibir elogios y reproches. Son figuras públicas y en muchos casos hasta ídolos e imagen para bien de niños y jóvenes.

Deja tu comentario

Recomendamos - Más de Honduras