Connect with us

Bla Bla

¡Ya basta!

Cada día los hogares hondureños se llenan de luto por tantas muertes violentas que suceden a manos de criminales despiadados que no conocen el temor de Dios y que caminan campantes porque la justicia en nuestro país parece que se ha estancado para castigar con la severidad del caso a los que cometen tanta barbarie.

En este drama de luto y dolor, nadie se escapa, personas sencillas y humildes, profesionales, y el campo deportivo también viene siendo tocado por manos criminales, tal es el caso del seleccionado nacional y jugador de Olimpia, Arnold Fabián Peralta Sosa, acribillado el jueves por la tarde en la ciudad de La Ceiba.

Vivimos en un país donde la muerte campea por todos lados, lo más duro es que pareciera que se está volviendo una costumbre escuchar solo noticias de asesinatos, lo que vuelve hasta insensible a las personas.

Es necesario, hasta aquí con tanta mano criminal y que las autoridades puedan cumplir con el rol que les corresponde de investigar y capturar, y los tribunales en aplicar la justicia como debe ser. No es porque sea un jugador de fútbol ni que se lamente la muerte de Peralta, sino que es un ciudadano más que entra a engrosar la larga lista de miles de asesinatos, pero también era una persona desde las canchas de fútbol supo poner en alto el nombre de la patria.

Hace unos seis meses el primo de Arnold, Bayron Peralta, lo mataron en su propia casa. Desde esta columna pedimos que haya mayor efectividad de nuestras autoridades para evitar más muertes por desalmados criminales.

Deja tu comentario

Recomendamos - Bla Bla