Connect with us

Automovilismo

Tres mujeres que mantienen vivo el sueño de Ayrton Senna

Viviane, Bianca y Neide: 21 años después de la muerte de Ayrton Senna, tres mujeres mantienen vivo el sueño del triple campeón del Mundo de Fórmula 1 a través de una fundación que recauda 12 millones de dólares al año para financiar programas educativos en Brasil.

La hermana, la sobrina y la madre del mito brasileño son las tres herederas del clan implicadas en el Instituto Ayrton Senna, una fundación nacida el 24 de noviembre de 1994, seis meses después del accidente que acabó con la vida del piloto, el 1 de mayo de ese año en el circuito de Imola. Su objetivo es claro: “la educación de mañana, hoy”.

Detrás de ese lema se esconden medios importantes: un edificio de cuatro pisos en el barrio de Pinheiros en Sao Paulo, recursos anuales de 45 millones de reales (unos 12 millones de dólares al cambio actual) y 65.000 “educadores” formados desde hace 20 años.

Estos profesionales son maestros en jardines de infancia, colegios y directores de escuela del gigante sudamericano, un país donde la tasa de escolarización pasó del 40% al 99% en una generación.

El objetivo de la fundación Senna es dar un paso más: “mejorar la calidad de la educación en Brasil”, alcanzando directamente a “1,8 millones de escolares” cada año en “700 ciudades y 19 estados”.

-El ídolo de Hamilton-
Antes de su trágica muerte, Ayron Senna ya había ideado esta misión en una conversación con su hermana Viviane. Como fundadora del Instituto, fue ella quien le entregó a Lewis Hamilton, triple campeón del Mundo como Senna, un retrato de Ayrton compuesto con trozos de jeans del mito, realizado por el británico Ian Berry, antes del GP de Brasil hace dos semanas.

El piloto británico, emperador incontestable de la Fórmula 1 actual, creció admirando a Senna y no olvida la influencia del ídolo en su carrera.

“Lewis siempre fue claro sobre su pasión por Ayrton. Eso nos ayuda constantemente a reconectar con los fans, no sólo con los de F1, ya que Lewis es muy ecléctico. Nos abre puertas y su forma de hablar es muy importante para la fundación, así como para la imagen de Ayrton de cara a las nuevas generaciones”, explicó a la AFP Bianca Senna, la sobrina del mito.

El año pasado, en el 20º aniversario de su muerte, Viviane dijo que Ayrton “quería que Brasil funcionara, que todo el mundo pudiera tener oportunidades y de ese sueño nació el Instituto. Quería contribuir a hacer de Brasil un país próspero y no sólo para algunas personas”.

Poco a poco su sobrina Bianca, de 36 años, comenzó a asumir protagonismo en esa misión.

“Mi madre y yo, hemos tenido papeles diferentes. Ella preside (la fundación) y hay siete directores, entre los que una soy yo. Yo me encargo de la marca, de la imagen, de todo lo que tiene una conexión directa con Ayrton”, afirmó.

En una vitrina de la recepción del Instituto en Sao Paulo, en el 15º piso, el visitante se encuentra con el McLaren con el que Senna se llevó la victoria en Monza en 1990.

– La marca Senna funciona –
Bianca pasó ocho años en Europa para ayudar a su hermano Bruno a hacerse un nombre en el automovilismo, pero acabó regresando a Sao Paulo.

“Cuando decidí establecerme, fundar una familia, pensé que mi experiencia podría ser útil para la fundación”, recordó.

Gracias a una extensa lista de colaboradores, que asocian su imagen la acción de la Fundación, pero también a través de un catálogo de productos derivados, donaciones de brasileños anónimos que aportan una pequeña suma cada mes, una web de compras por internet y las redes sociales, la marca Senna nunca funcionó mejor.

Este dinero privado se utiliza para financiar las acciones seleccionadas en escuelas públicas gestionadas por los municipios y los estados brasileños, lo que hace que las críticas sean poco frecuentes.

En el edificio ocupado por el Instituto hay, sin embargo, un piso reservado para los contables y “los hombres de leyes”, bromea Rafael Vergueiro, responsable de las relaciones con la prensa.

La tercera mujer del clan Senna que vela por la imagen del campeón fallecido es su madre, Neide, colaboradora clave de un libro de fotos inéditas, sacadas del álbum familiar. Otra forma de compartir anécdotas con los fans del campeón brasileño.

Bautizado “Senna 100”, por el centenar de objetos personales que han sido inmortalizados, esta obra es una nueva pieza importante, emocionante para añadir en el patrimonio de Senna. Un campeón excepcional, que trascendió al tiempo y aún sigue muy presente. AFP

Deja tu comentario

Recomendamos - Automovilismo